Run Run

Corre el run rún

El Sindicato Independiente de Trabajadores del ISSSTE (SITISSSTE), que encabeza Carlos Alberto Hernández Nieto, emprendió una novedosa campaña de afiliación: los nuevos agremiados podrán pagar sus cuotas a través de la banca comercial.

 Los resultados han sido interesantes. Sólo en los primeros días logró la afiliación de unos 300 trabajadores, los cuales aceptaron pagar de manera voluntaria sus cuotas a través de la banca, lo que muestra que la tecnología puede ser aliada del sindicalismo moderno.

En cambio, a Rubén Euginni Alvarado Manrique, dirigente de un engendro impulsado por diputados del Partido del Trabajo y Morena llamado SNADETISSSTE, los problemas se le acumulan: a las renuncias a la dirigencia de los doctores Bertha Alicia Pasaye Contreras, Martina Villa Morfín y Nohe Gil Huazano, se conocieron  evidencias -para no decir pruebas- de venta de plazas.

Chats a través de whatsapp, pusieron al descubierto que un odontólogo, le pidió, apenas el 6 de junio, le regresara por lo menos “una parte” de los 45 mil pesos que le pagó por una plaza.

En diversas pláticas, el dirigente que se dice adalid contra la corrupción y a cualquier provocación califica de charros a los sindicato mayoritario, le responde al comprador que le notifica no estar enlistado para hacer el examen para ingresar a bolsa de trabajo que les comente “que Fredy te programo (sic)”.

Sólo que en otro mensaje por esa red social le comenta que a Fredy lo quitaron una semana antes. “Ya me da pena contigo”, se justifica para luego decirlo que la Secretaría del Trabajo les dará la toma de nota: “así ya no estará uno pidiendo favores a esos cabrones”.

En el Órgano Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (SENEAM), el favoritismo y la simulación no son desconocidos: la directora general adjunta de administración, América Sánchez Sánchez y el encargado de jurídico, Mauro Manuel Sánchez Méndez ocupan plazas que debieran ser para controladores de tránsito aéreo.

Ella cobra como Supervisora de Servicios de Operación Aeronáutica, y él como Técnico Aeronáutico Especializado. Ese Órgano enfrenta desde hace tiempo un déficit de controladores de tránsito aéreo a nivel nacional, por lo que es incomprensible que las plazas de alta especialización como es esa actividad, las ocupe personal administrativo. ¿No es eso simulación?

Y Oscar Plata fue ascendido a jefe de torre en la Torre México. El problema es que se trata de un muy amigo de Manuel Alejandro, hijo del director general del Órgano. Ambos fueron promovidos de controladores de tránsito aéreo a supervisores en la gestión de Hernández. ¿Favoritismo?

Por cierto, el CTA Hernández, una vez que fue designado director general, invitó a ocupar una posición de confianza a su compadre de grado Raúl Campilla, quien a su vez propuso a Sánchez a Méndez. 

Sánchez Méndez fue fundamental para que Campilla tomara la decisión, a principios de la década pasada, de no incorporar al entonces naciente Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo (SINACTA), a la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE).

Campilla optó por incorporar a ese sindicato a la Federación Democrática de Sindicatos de Servidores Públicos (FEDESSP), de la que años más tarde se alejó. En la gestión de Ángel Iturbide, los controladores aéreos se afiliaron a la FSTSE que preside Joel Ayala Almeida.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close