Del díaInvestigaciones especiales

Recuperación real de empleo en México, hasta el 2023

Aumento en empleos nuevos registrados son en su mayoría temporales, en segunda mitad de diciembre se vuelven a quedar sin trabajo

El millón 117 mil empleos perdidos a consecuencia del Covid19 en México se recuperarán hasta dentro de tres años, según estimaciones del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, A.C.

José Luis de la Cruz, director general de IDIC, explicó que apenas en abril del siguiente año se reflejará con mayor solidez la recuperación de empleos, siempre y cuando otros factores se combinen.

“Va a depender de tener la vacuna y de tener un programa de vacunación y hasta después del mes de abril habrá mejores resultados pero evidentemente no van a alcanzar recuperar todo el empleo perdido. Lo que vamos a ver en los siguientes años es que los empleos que se generan, las oportunidades que se generen, no van a alcanzar a satisfacer todas las necesidades del país”, aseguró.

Aunque las mediciones para “regresar a donde estábamos” prevén tres años, a la vez  estiman un total de seis años para que vuelvan a existir los que había (1 millón 117 mil) y se compensen aquellos que debieron crearse durante los años de recuperación y que responden al crecimiento de la población cada año que pase, generando un déficit acumulado.

Según el reporte de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la tasa de desempleo bajó de 5.4 a 5.2 por ciento y el índice de Población Económicamente Activa arrojó que de los 12 millones de personas que perdieron su fuente de trabajo desde abril pasado, a la fecha 7.2 millones ya lo recuperaron.

Los estados con mayor recuperación hasta el momento son Veracruz, Campeche, Oaxaca y Zacatecas; mientras que Quintana Roo arrastra el último lugar debido a que la principal fuente de empleo está relacionada con el turismo que aún no se normaliza del, todo y ahora con el paso del huracán “Delta”, tardará más en reanudar actividades que generen empleo.

El reporte del INEGI indicó que los sectores en donde hay una ligera mejoría en términos laborales son la construcción, restaurantes, servicios de alojamiento y transportes, pero aún está lejos de la cifra que a principios de año, antes de la pandemia, se registraran.

Al respecto, De la Cruz dijo que los empleos recuperados en el último periodo son el resultado esperado de la reapertura económica en el país, pero a la vez, al menos la mitad de las nuevas plazas laborales son temporales pues es justo la época en la que (sin Covid19) sube la ocupación ante la demanda de maquilas y fábricas de productos para fin de año.

“(La cifra de aumento) está asociada con la fabricación de productos que se van a comercializar hacia la última parte del año, particularmente la época navideña. Es una revitalización del empleo motivada por la reapertura y la cuestión estacional”, señaló.

Aunque el avance de momento es positivo, la temporalidad de los nuevos empleos hará que para la segunda mitad de diciembre se registre de nuevo un incremento en la desocupación de aquellos a quienes se les terminó el contrato temporal.

“Hay la posibilidad de que parte del empleo que se ha recuperado se pierda en diciembre y enero”, sostuvo.

Sobre la precarización del empleo ofertado que se hizo mucho más visible durante la pandemia, el especialista comentó que en realidad tiene más de 40 años de existir y es un problema  estructural en la economía mexicana.

“Todas las crisis generan mayores condiciones de precarización y eso es lo que está ocurriendo. La precarización del empleo va a seguir avanzando y la generación de oportunidades no va a ser la misma”, señaló.

Los últimos datos de ofertas laborales revelan que los salarios han bajado, la exigencia de trabajo en casa aumentó y las prestaciones se mantienen pero ya no responden a las necesidades actuales, especialmente en temas de salud como seguros médicos o incapacidades laborales.

IP rebasada

La pandemia afectó a todos por igual: los trabajadores perdieron sus empleos y los patrones sus empresas.

La iniciativa privada, a quien se le reconoce la mayor cantidad de generación de empleo en el país, ha intentado por diferentes vías llegar a un acuerdo con el gobierno para reducir cargas fiscales y salir adelante, pero la respuesta reiterada ha sido negativa, aunada a un desprecio por la posición de los empresarios frente a las pérdidas, que se traducen directamente en despidos de su plantilla laboral.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) propuso la creación del llamado “salario solidario” que funciona como un subsidio por parte del gobierno para que las empresas paguen la nómina completa llegando al trabajador su sueldo completo, pero aportado por ambas partes.

Otro es el “seguro solidario” que consiste en que el gobierno otorgue un ingreso mínimo vital para quienes perdieron su empleo, ya que los trabajadores han tenido que recurrir a los retiros por desempleo en el ahorro de sus Afores; y la más reciente el “bono solidario” que incentiva la generación de nuevos empleos con reducciones a la carga fiscal y otros beneficios para los empresarios en favor de los trabajadores.

“Únicamente el Gobierno Federal tiene la capacidad de inyectar los recursos necesarios para poder recuperarnos después de una caída que ha provocado que perdamos nueve años de crecimiento económico. A través de medidas como los #RemediosSolidarios podremos poner un alto al deterioro del mercado laboral y a las difíciles condiciones que enfrentan los hogares mexicanos”, aseguró Gustavo de Hoyos, presidente nacional de Coparmex.

El director general del IDIC reconoció que la materialización de cualquiera de las propuestas hechas por la iniciativa privada resultaría complicada de materializar para las finanzas públicas del país ya que uno de los problemas que enfrenta el gobierno es la falta de recursos.

Insistió en que la vía para reactivar el empleo es mediante las inversiones para las cuales el gobierno debe dar certidumbre, además de un acuerdo entre ambas partes.

“Lo que tendría que hacerse es un acuerdo entre el sector público y el privado para generar los elementos de certeza que permitan incrementar las inversiones. Solo la colaboración será capaz de generar los empleos que se requieren”, añadió.

Se recuperan empleos formales, pero ¿los informales?

En entrevista para RS explicó que la informalidad ha sido una válvula de escape para aquellos que perdieron su empleo durante el confinamiento por la pandemia y posterior con el impacto devastador a muchas empresas.

Aunque el INEGI genera una aproximación a la economía y empleo informal, durante la contingencia sanitaria se dejó de medir, pero conforme se reactiven las mediciones al respecto se podrá dimensionar si la informalidad aumentó.

El reporte más reciente al respecto corresponde al mes de julio y la población ocupada en este sector fue de 27.3 millones, lo que representó 1.7 millones más que en junio, cuando había 25.6 millones de personas en este espacio laboral.

La meta, dijo, será conseguir que los emprendedores y pequeños empresarios acepten incorporarse a la formalidad y registrar a sus trabajadores ante el IMSS, sin embargo, los constantes señalamientos del gobierno federal, en especial del presidente, Andrés Manuel López Obrador, contra los empresarios a quienes generaliza como corruptos y abusivos ha generado un descontento y desconfianza que impedirá o al menos retrasara que dejen la informalidad.

Empleos post-Covid19

La generación de empleos definitivamente continuará al alza y como ejemplo el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) informó que para el próximo año el sector salud prevé la creación de 18 mil 426 plazas laborales, que pese a ser insuficientes ante las recomendaciones de la OCDE, ayudarán a restituir los espacios vacíos que por diversas razones ha dejado la pandemia.

Al hacer una revisión del presupuesto 2021 presentado por el Ejecutivo al Congreso para su aprobación, el CIEP identificó que la dependencia incrementó lo asignado a servicios personales, lo que significaría la creación de nuevas plazas con 6 mil 566 millones de pesos, aunque no especifican el tipo de contratos que tendrán.

De ocurrir tal nivel de contratación, que no es común,el país pasaría de tener 0.55 médicos por cada mil habitantes a 0.69, nivel que sigue siendo básico.

En tanto, en el mundo laboral la tendencia en lo que resta de este año y el siguiente será la contratación de personal que sean flexibles en cuanto a modalidades de trabajo, creativos y con inquietud para desarrollarse continuamente. El mundo digital tendrá que ser entendido y de ser posible dominado por los candidatos, y áreas como el análisis de datos, ciberseguridad y hasta el marketing digital estarán a la cabeza, según reportes de áreas de Recursos Humanos.

¿A quién copiar?

Dado el fracaso del gobierno en el manejo de la pandemia y las repercusiones en el entorno social y económico, será necesario que el país retome las experiencias de éxito que están teniendo algunas naciones.

La principal referencia es justo el país donde se generó el virus que ha afectado al mundo entero, nos referimos a China. Según reportes internacionales, las actividades productivas que han regresado a la normalidad se hacen con tres días de descanso y la mayor parte del tiempo en la modalidad de homeoffice.

El sector de servicios, en especial los restaurantes laboran en jornadas más cortas y limitando, al extremo, la permanencia de clientes al interior. Hay reducción de horas en la jornada laboral y también en los salarios; el uso de cubrebocas es ya parte del atuendo.

En tanto, naciones como Corea, Vietnam, Oceanía, Nueva Zelanda donde la recuperación de empleo port-covid va en aumento, el común denominador es el control de la pandemia, los contagios y la contención de los decesos. Internacionalistas reconocen que la condición geográfica de casi todos ha permitido un mejor control de las fronteras y con ello, la llegada de personas infectadas que pudieran extender los contagios al interior.

Ni los cuenten, ni los descuenten

Los becarios del programa Jóvenes Construyendo el Futuro administrado por la Secretaría de Trabajo y Previsión Social no deben ser considerados en las cifras de empleos generados, advirtió el director general del IDIC.

Aunque sus labores parecerían su ingreso formal a la población activa y el gobierno los ha intentado contemplar como parte de la creación de nuevos empleos, en realidad no están contratados y son solo aprendices que reciben apoyo con las becas y la protección en términos médicos con la incorporación temporal al IMSS, pero no ejercen de manera formal, al menos no ante la autoridad.

El propio titular del Instituto Mexicano del Seguro Social, Zoe Robledo, aclaró que los aprendices no cumplen con los requisitos indispensables para ser registrados formalmente.

“Los ‘Jóvenes construyendo el futuro’ tienen seguridad social, un ingreso mayor al salario mínimo y la posibilidad de incorporarse a la formalidad. Sin embargo, aún cuando cumplen con muchas definiciones de empleo el IMSS no los suma a la cifras de trabajo”, sostuvo.

La condición cambiará solo en aquellos casos donde los mentores decidan contratarlos tras culminar el entrenamiento y los inscriban de manera formal como trabajadores con las prestaciones correspondientes como IMSS, Infonavit y todas las demás que la ley obliga.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close