Opinión

Memoria fresca

Los anillos que portaba en los dedos de la mano izquierda, eran deslumbrantes.

Oro de alto kilataje y, en uno, brillantes. El otro, más austero con diamantes. Un tercero portaba una esmeralda.

Era obvio que estaba presente la opulencia. Nada de economías.

La frase lo dijo todo; el dinero, mi periodista, es para disfrutarse.

Y vaya que él lo hacía.

Una fortuna en las manos, mi líder. El comentario fue atajado con prontitud:

En la niñez tuve muchas carencias. Padecí hambre y burlas. Así que ahora, no tengo por qué ocultar mi dinerito que tengo en el banco.

Acto seguido, una estruendosa carcajada y con diestra alzó una copa llena de coñac. Vamos a decir salud y a mentarle la madre a la pobreza.

Nuevamente la escandalosa expresión y un largo sorbo de la espirituosa bebida.

Estatura baja, rostro rudo y voluminoso abdomen.

Tras el largo sorbo del licor, surgido de la uva blanca que tiene su origen en la región francesa de cogñac, apareció el otro comentario:

Aquí me tiene, mi periodista, me voy a echar un año en la sombra. Ah, pero saliendo a disfrutar de la vida. A gozar de los ahorritos que he reunido con el producto de mí trabajo.

Ruidosa la expresión que era una burla de encontrarse tras las rejas, sin ninguna limitación. Ninguna. Manjares, festejos, música, compañía femenina y todo lo que se antojara.

Héctor (García Hernández), era mejor conocido por “El Trampas”. Un líder sindical del ramo petrolero. Cercano a Joaquín Hernández Galicia, popularmente identificado como “La Quina”.

El apodo le venía justo. Era un sobrenombre ganado a pulso.

Héctor García Hernández era el responsable de cobrar, y administrar, los recursos que en las revisiones contractuales con Pemex  obtenía el sindicato para promover la educación.

Un pequeño detalle interrumpió que siguiera con las arcas abiertas. Dispuso de una pequeña cantidad (miles de millones de pesos), para dar rienda suelta a sus deslices.

Fue descubierto por “La Quina”, su compadre, quien ordenó consignarlo a las autoridades y fincarle cargos que merecieron la cárcel.

Alertado de que sería detenido, huyó a McAllen, Texas, pero allá fueron por él. Lo trajeron en la cajuela de un automóvil para entregarlo en las instalaciones que la Procuraduría General de la República tenía en San Juan de Letrán.

Y más pronto que ya, “El Trampas” fue llevado al Reclusorio Sur. Donde, efectivamente, estuvo preso un año.

Durante dos conversaciones, una en el penal y la otra en un restaurante de la Zona Rosa, se dieron las confesiones.

Le habían incautado diversas propiedades. Un periódico en Coatzacoalcos, Veracruz, varias residencias y dinero en efectivo. Y un avión.

Pero el grueso del hurto (me quitaron en total 5 mil millones de pesos, pero me quedan 6 veces más), le permitieron seguir en el festejo por haber dejado atrás la vida miserable.

Es mucho dinero, Héctor, garantiza la solvencia de muchas generaciones…

Nunca, mi periodista, el dinero es mucho. Siempre tiene uno que pensar en que hay que dejarle algo de herencia a la familia.

La plata –argumentaba García Hernández- nunca estorba y da respetabilidad. Los que antes se burlaban de mí, ahora los tengo comiendo de mi mano.

Héctor, por qué el mote de “El Trampas”?

Porque en la juventud, acostumbraba a jugar cartas, y siempre salía ganador.  Los limpiaba con algunos trucos, pero recolectaba buenas ganancias.

Ya como secretario de Educación y Tesorero del sindicato petrolero Héctor García Hernández, prefería no recordar cuando era chofer de Joaquín Hernández Galicia “La Quina”.

Por eso la propuesta:

Vamos a decir salud, mi periodista, porque se siente re’gacho acordarse cuando uno era jodido.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Close
Back to top button
Close