En pie de lucha

Cuando Vásquez quiso cantar…

Sus nexos con el entonces líder sindical, Juan Ayala, le permitieron realizar jugosos negocios más allá de la autorización de comisiones

Quién no recuerda en el gobierno capitalino a Miguel Ángel Vásquez Reyes, ex subsecretario de Administración y Desarrollo Humano del Gobierno de la Ciudad de México, que se convirtió en el rey de la nómina con su tocayo, Miguel Ángel Mancera.

No había trabajador que escapara a su escrutinio ni nómina que no tuviera que palomear, aunque en realidad no le interesaba mucho la que ya estaba integrada por los trabajadores de base, pues a ellos los tenía controlados a través del sindicato.

Sus nexos con el entonces líder sindical, Juan Ayala, le permitieron realizar jugosos negocios más allá de la autorización de comisiones, sino con la firma de millonarios contratos que a ambos les redituaron muy buenas ganancias.

El funcionario se colocó tan bien, que a través de la nómina oficial creó una escandalosa red de financiamiento a personajes públicos, a los que complació con la creación de puestos de trabajo muy bien pagados y, claro, muy superiores a los del resto de la burocracia capitalina.

Esas plazas fueron para amigas, novias, compadres y familiares de él y de sus amigos, utilizando los recursos públicos con la complacencia de la administración de Mancera, de quien incluso se volvió jefe de gabinete.

Su poder al interior del gobierno anterior creció a tal grado que se convirtió en el gran financiero de las campañas del PRD para las elecciones de 2018, aunque desde antes ya apoyaba a diversos líderes y políticos con puestos de nómina para sus referentes.

Prácticamente no hubo diputado o delegado que no pasara por su oficina a solicitar apoyo financiero para sus actividades político-electorales, por lo cual era apreciado por la mayoría de los perredistas, y odiado por los de Morena, a pesar de que igual ayudó a varios de ellos.

Eso le dio oportunidad de tejer una red de complicidades y de venta de favores, que a la vez lo hicieron muy atractivo para las nuevas autoridades, por la cantidad de información que posee y que pueden afectar a muchos en la actualidad.

Ese es su gran valor para el gobierno actual y el gran peligro para los que ya se fueron, pero se mantienen activos en otras áreas.

La angustia se apoderó de muchos de sus cómplices cuando el 27 de febrero de 2020, agentes de la Policía de Investigación capitalina detuvieron a Vázquez Reyes en su casa, ubicada en la lujosa zona de Jardines del Pedregal.

Se le acusó de uso ilegal de atribuciones y ejercicio indebido del servicio público, entre otras cosas, y fue enviado al Reclusorio Norte, donde permanece en espera de sentencia.

Dos meses antes, el 13 de diciembre de 2019, había sido detenido pero fue puesto en libertad gracias a un amparo.

La historia de su caso, según acusaciones de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, fue que como subsecretario de Mancera engrosó la nómina de la administración capitalina con la basificación de 32 mil plazas.

Y que estos movimientos fueron usados para malversar recursos del presupuesto de 2018, sobre todo para el financiamiento de las campañas políticas del PRD.

Pero también fue acusado por la Fiscalía de que desde el Consejo de la Caja de Previsión de la Policía, Vásquez Reyes y otros funcionarios dejaron de pagar las aportaciones de jubilados y pensionados del ISSSTE, ocasionando un daño al erario de más de 293 millones de pesos.

Esto se suma a los señalamientos de haber engrosado la nómina de la administración pasada con las 32 mil plazas bajo el esquema de estabilidad laboral o nómina, con contrataciones anuales y seguridad social.

Y que incluso creó una nómina especial con los salarios más altos del tabulador de la administración pública local, mediante la cual benefició a 58 familiares y personas allegadas a su círculo social y familiar.

En la nómina del gobierno capitalino se encontraban al menos seis familiares cercanos, la mayoría adscritos a la Secretaría de Finanzas, de acuerdo con el informe de la Unidad de Transparencia de la dependencia dado a conocer en 2018.

También se le investigó por su vínculo con un presunto fraude por más de 190 millones de pesos con recursos públicos utilizados supuestamente para la compra de tarjetas de identificación para los empleados del gobierno capitalino.

Antes de que Vásquez Reyes fuera detenido, desde julio de 2019 habían detenido a Berenice Guerrero Hernández, ex subsecretaria de Planeación Financiera de la Secretaría de Finanzas, y a José Iván Morales Palafox y Gabriel Rincón Hernández, ex empleados de la misma secretaría.

Ahora se sabe que apenas unos meses después de ser enviado a prisión, el ex operador financiero de Mancera envió un mensaje a Claudia Sheinbaum para convertirse en una especie de testigo protegido y decir todo lo que sabía del anterior gobierno.

El mensaje llegó a la jefa de Gobierno, quien instruyó a su equipo a explorar esa posibilidad e incluso se llevó a cabo una primera reunión para ver en qué consistía la oferta.

Quienes conocen del tema afirman que Vásquez Reyes ofreció dar santo y seña de las operaciones que encabezó, ademas de una larguísima lista de implicados, pero que lo haría si primero lo sacaban de la cárcel, no antes, lo cual de inicio no fue aceptado.

Se le hizo la contraoferta de que primero hablara y, de acuerdo con la importancia de su información, se pensaría en aligerar las acusaciones en su contra, para que recuperara su libertad lo más pronto posible.

En eso habían quedado, pero cuando se dio la segunda reunión en el Reclusorio Norte, Vásquez Reyes se convirtió en una tumba. Se negó a abrir la boca y no contestó ninguna de las preguntas que le hicieron.

Y es que dicen que apenas trascendió que soltaría toda la sopa muchos entraron en pánico, y de fuera le llegó un mensaje en el que “amablemente” le pedían que fuera un caballero y no hablara de nadie… “por favor”.

Esa fue la vez que el rey de la nómina intentó cantar y sólo desafinó.

Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close