Investigaciones especiales

Grupo Radio Centro y Notimex: de la noticia al maltrato a sus empleados

Mediante un despacho jurídico GRC negocia liquidaciones ínfimas para los despedidos

Tras ser contagiados de Covid19 durante sus actividades laborales, superarlo y reincorporarse a su empleo, tres periodistas de Grupo Radio Centro fueron despedidos sin justificación alguna.

José Luis Gutiétrrez, Guillermo Higuera y Edgar Mendoza, reporteros de las emisiones informativas de la empresa radiofónica recibieron el peor de los tratos desde el momento en que les fue anunciado su despido hasta su salida física de las instalaciones.

“Junto con varios altos directivos utilizan un despacho jurídico externo que presiona y acosa a los trabajadores para que firmen sus renuncias entregándoles menos del 40 por ciento de lo que les corresponde conforme a derecho por los despidos injustificados a los que son objeto”, expusieron los afectados.

Desde que inició la alerta sanitaria en México por el Covid19, las actividades en medios de comunicación fueron consideradas como esenciales, por lo que los equipos de noticias han continuaron trabajando con el respectivo riesgo para su salud.

Aunque el ejercicio periodístico se convirtió en un oficio de alto riesgo en términos sanitarios por la exposición a gente contagiada con tal de obtener información para transmitir a la audiencia, las empresas como Grupo radio Centro (GRC) solo apoyaron con cubrebocas y caretas, solo un par a cada empleado cuando en su vida útil es corta.

Respaldo médico o seguros especiales tampoco hubo, quien enfermaba debía acudir al Instituto Mexicano de Seguro Social, o a un médico particular para aquellos que trabajaban por honorarios o temporales; tramitar su incapacidad o justificante y al recuperarse regresar a trabajar, como si nada hubiera pasado.

Ese fue el caso de los tres periodistas despedidos. Edgar Mendoza, quien se desempeñaba como reportero en el área de deportes, fue despedido de manera injustificada luego de haberse infectado por Covid-19  y volver al trabajo presionado por sus superiores.

El padecimiento no solo lo afectó a él, sino que contagió a su familia que aún se recupera del virus.

Expuso que al reincorporarse a sus labores le fue notificado que el salario que recibía tendría un recorte “temporal” como medida emergente para evitar despidos. No se salvó de ninguno, le pagaron menos por un tiempo y al final lo corrieron.

Una situación similar padeció Guillermo Higuera, quién tras ser operado de un riñón y haberse contagiado por COVID-19, fue despedido injustificadamente de su trabajo en una forma por demás vergonzosa, ofensiva y lesiva por altos directivos de GRC.

“Dieron la orden de quitarme el equipo de trabajo y sustraer sus objetos personales de trabajo del locker”, denunció.

El tercer afectado fue José Luis Gutiérrez, luego de 23 años de trabajo en la empresa como reportero especializado en el área de deportes. En su caso, el ofrecimiento de liquidación fue ínfimo y lejos de lo que corresponde a todo trabajador conforme a la Ley Federal del Trabajo que consiste en el pago de tres meses de salario por concepto de indemnización, más 20 días de sueldo por cada año de servicio prestado a la empresa y que en este año alcanzaban casi los 24 años, prima de antigüedad que corresponde a 12 días de salario por cada año trabajado, así como las partes proporcionales de vacaciones, prima vacacional y el aguinaldo que esta empresa en particular paga al mínimo, es decir, 14 días de salario a cada trabajador. Nada de eso le ofrecieron en su liquidación.

Tanto los periodistas despedidos como el resto de los trabajadores de GRC han padecido los últimos meses modificaciones a sus salarios ante el IMSS pese a que las reducciones habían sido acordadas solo como temporales, pero al estar formalizadas de momento permanecerán asi en detrimento del ingreso de los trabajadores quienes no han reducido sus actividades y en algunos casos hasta han aumentado.

El cambio en los salarios, además de ir en contra de lo establecido en la Ley Federal del Trabajo, afecta en la cotización del Infonavit y las aportaciones en el Ahorro para el retiro, lo que representa un golpe aún más duro para los despedidos.

Por ello, interpusieron una demanda laboral ante la Junta Especial Número 2 de la Federal de Conciliación y Arbitraje que se encuentra en la Calzada Azcapotzalco La Villa de la Ciudad de México, a las que les asignaron los números de expediente 637/20, 641/20 y 629/20 respectivamente.

Maltrato de GRC a sus empleados es reiterado

El modus operandi de la empresa para despedir trabajadores ha aplicado igual para todos los que ahí laboraban, como fue el caso de la famosa conductora Talina Fernández quien junto con más de 100 personas fueron despedidos a principios del 2019 bajo el argumento de bancarrota.

En aquel momento, en redes sociales circuló un video de la reunión en la que el equipo jurídico informó a renombrados conductores su salida del aire y evidente despido.

Talina Fernández, quien encabezaba la emisión matutina Talinissima en 92.1 FM, calificó como una infamia la decisión.

“¿Cómo nos van a correr sin liquidarnos? ¿por qué vamos a regresar?”, cuestionaba a los directivos de GRC que encabezaron la reunión.

Fernández convocó  a los conductores despedidos a exponer en medios de comunicación la situación y la injusticia laboral por la que están pasando.

Una de las participantes reclamó el mal manejo de venta de publicidad que orilló a los equipos de programas que menos patrocinios tienen a desaparecer y dejar al aire sólo a “la muchedumbre”, en alusión al programa top de la radiodifusora conducido por Antonio Esquinca.

NOTIMEX ciego frente a la huelga

Otro medio de comunicación en donde los trabajadores también están padeciendo el maltrato de sus “directivos” es Notimex, cuya directora Sanjuana Martínez, sorda a las instrucciones judiciales, a las instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador y a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, sigue sin reconocer la huelga de trabajadores del Sindicato Único de Trabajadores de Notimex (SUTNOTIMEX) que ya cumplió ocho meses.

Mientras un campamento a las afueras de la sede central de la agencia se mantiene con la bandera rojinegra con todo y pandemia; la agencia opera con normalidad en la cobertura de eventos y generando información para los clientes.

Dado que las instalaciones centrales de la agencia se encuentran “tomadas” por el campamento del SUTNOTIMEX, por instrucciones de Martínez habilitaron un domicilio alterno en donde el equipo contratado después de que estallara la huelga trabaja en las condiciones no aptas para el trabajo periodísticos.

Según denuncias en redes sociales la sede alterna es una bodega y no cuenta con las condiciones de higiene, seguridad y protección civil para el personal, además de que en el presupuesto de la agencia de noticias del estado para este 2020 no hay una partida que permita el gasto para arrendamiento.

Adriana Urrea, secretaria general de SUTNOTIMEX informó que gran parte del personal contratado para trabajar en la agencia en medio de la huelga han sido personas con poca experiencia en el campo, algunos son becarios del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, lo que haría cómplice al propio gobierno.

“No está mal que jóvenes entren porque para todos Notimex ha sido una gran escuela, el problema es que dejar la responsabilidad de una agencia de noticias a chicos que no han tenido la experiencia obviamente se refleja en esta situación (información imprecisa, errónea, etc). El periodismo es un trabajo de aprendizaje de años y que caiga sobre jóvenes la responsabilidad de la agencia es un riesgo”, advirtió.

La inflexibilidad de Sanjuana Martínez ha sido objeto atención para el propio jefe del Ejecutivo quien le ha pedido atender y resolver el conflicto laboral y no lo hace. Ahora también coordinadores de cuatro grupos parlamentarios de la Cámara de Diputados exhortaron a las secretarías de Gobernación, del Trabajo y a Comunicación Social de la Presidencia de la República para intervenir y solucionar el conflicto laboral.

Tonatiuh Bravo Padilla, Verónica Juárez Piña, Juan Carlos Romero Hicks y René Juárez Cisneros, coordinadores de las bancadas de los partidos Movimiento Ciudadano, de la Revolución Democrática, Acción Nacional y Revolucionario Institucional, respectivamente, propusieron un punto de acuerdo sobre el conflicto laboral en Notimex, en el que solicitan hacer tres exhortos.

El llamamiento a Gobernación y Comunicación se centra en la revisión de las violaciones a los derechos humanos de los trabajadores. El que está dirigido a Gobernación y la STPS solicita tomar las medidas necesarias para que las mesas de negociación donde se atienden las demandas de los trabajadores cuyos derechos laborales han sido violentados sean efectivas y contundentes, pues pese a estar en operación, incluso durante los días más fuertes de contingencia, la representacion de Notimex ha sido inflexible en sus postura y disposición a negociar.

Y en su conjunto, los legisladores solicitaron a la directora de Notimex, San Juana Martínez reconocer la huelga de ocho meses del Sindicato Único de Trabajadores de Notimex y acatar el laudo de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje que emitió hace varias semana en el que ordena parar operaciones debido a la huelga legítima.

A la par de la huelga no reconocida, el pasado 21 de octubre la Dirección de Registro de Asociaciones de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) entregó la Toma de Nota del Comité Ejecutivo Nacional del SutNotimex, para el periodo 2020-2023, y es por el momento el único sindicato facultado para la negociación del Contrato Colectivo de Trabajo.

“Este resultado deriva del proceso electoral que se llevó a cabo el pasado 26 de julio de forma libre y democrática, y en cumplimiento cabal a la Ley laboral vigente, a los estatutos y a la legitimación de las y los compañeros a favor de la planilla encabezada por Adriana Urrea Torres”, señala el comunicado emitido por el sindicato.

Desde el 5 de octubre de 2019, la Asamblea del SutNotimex dio un golpe de timón en la dirigencia del sindicato con la destitución del anterior secretario general, Armando Pineda, y la expulsión de su antecesor Conrado García, lo que derivó en la elección de una nueva dirigencia para el periodo 2018-2021, es decir, para los 10 meses restantes.

Sin embargo, ante el conflicto laboral que enfrentan los sindicalizados despedidos desde hace un año, la asamblea determinó que por única ocasión permitirían que los miembros del Comité que fueron elegidos en ese momento continuaran por más tiempo, con el fin de mantener consistencia en la defensa de los derechos de los trabajadores y en el proceso de huelga.

Adriana Urrea, secretaria general de SUTNOTIMEX reconoció que el camino aún es largo ante la negativa de la directora a acatar instrucciones y velar por las mejoras de la agencia.

“Ha sido complicado todavía no vemos un pronto término por la negativa de la dirección pero tenemos la convicción de que lo que hacemos es justo y vamos a llegar hasta donde se pueda para buscar mejores condiciones laborales de la agencia y poner a Notimex cerca de los niveles que tenía antes”, señaló.

Señaló que los llamados del presidente no han sido atendidos y continúan sin diálogo con los directivos de la agencia quienes se resisten a participar y trabajar en las mesas de negociación.

“Si no le hace caso a la autoridad que emitió un laudo y menos a la instrucción del presidente, nos parece increíble porque el afán es por no resolver el conflicto”, apuntó.

Ver más

Notas Relacionadas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close