Investigaciones especiales

Para 2023, asperos retos en lo laboral

La fuerza laboral es un concepto que, aunque puede sonar genérico y ambiguo, es bastante tangible y medible: se refiere al capital humano de un país o una empresa.

El personal operativo son todos los empleados que, directamente, producen bienes y servicios para una empresa o negocio. El trabajo operativo se refiere a actividades que se realizan de forma continua en la organización, y se relaciona de manera consistente con los procesos de abastecimiento, producción y distribución.

Estas cifras de la ENOE confirman que el personal operativo es una importante fuerza laboral en México: en cuanto a estratificación por niveles de puesto (Operativos, Mandos Medios y Directivos), las principales actividades económicas del país concentran más del 90% de su fuerza laboral en su personal operativo.

Sin embargo, es el segmento con mayor necesidad de tecnologías más humanas. Mientras en otros sectores la digitalización avanza rápidamente, la mayor fuerza laboral del país experimenta rezagos considerables en cuanto a la implementación digital y tecnológica para hacer más efectivas las competencias laborales.

Un aspecto que también es un desafío, y a veces difícil de resolver para las empresas, es la planificación de sesiones de capacitación con turnos de trabajo, ubicación de los trabajadores (que muchas veces están ubicados en distintas regiones) y niveles de competencia, además de los periodos de atención del personal y sus intereses.

Grupo EULEN México dio a conocer que el panorama laboral enfrenta un triple reto: dar empleo a los más de 50 millones de personas en edad productiva, proveer salarios competitivos que garanticen una vida digna y brindar capacitación a los colaboradores.

Esto derivado de que, durante los últimos años, el mercado laboral ha enfrentado una fuerte crisis que ha impactado de forma desproporcionada sobre los trabajadores jóvenes, la clase media y los sectores vulnerables.

Uno de los principales retos es el de tener que enfrentar la disminución de empleos, la baja salarial y la falta de personal capacitado que impide que las empresas puedan contratar personal capaz de realizar tareas específicas.

Para hacer frente a este problema, se ha buscado impulsar diversas iniciativas como el aumento al salario mínimo y la reforma en Materia de Subcontratación de Personal – conocida como “reforma al outsourcing”-, con la cual se buscó eliminar la subcontratación y garantizar que los trabajadores tuvieran mejores condiciones para desempeñar sus funciones. Sin embargo, esta reforma ha traído diversas implicaciones.

A tan solamente dos meses de su puesta en marcha, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) dio a conocer que registró 846,416 nuevos puestos de trabajo, el incremento más alto de la historia del país.

En contraparte, el  instituto informó que en el mismo periodo de tiempo aproximadamente 700 mil trabajadores sufrieron una reducción salarial, debido a que las empresas buscaron disminuir los costos asociados a la regularización del esquema de contratación.

Para el cuarto trimestre de 2021, el INEGI, a través de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, reportó que en el mismo periodo de tiempo en el que se puso en marcha la reforma se registró un aumento del 56% dentro de la población económicamente activa (PEA) que tiene un empleo informal.

Esto significa que, en el país, más de la mitad de la población no cuenta con prestaciones laborales como vacaciones, seguridad social y acceso a una pensión, lo cual representa un problema mayúsculo que afectará a sociedad y gobierno, ya que se estima que dentro de los próximos 20 años más del 80% de los adultos mayores se verán obligados a continuar trabajando para mantener sus gastos de vivienda, alimentación y sobre todo cuidado de la salud.

No obstante, en ese oscuro panorama y a pesar de las desventajas que podría plantear el trabajo informal, este les permite a los trabajadores percibir ganancias entre un 52% y 56% más que los trabajadores formales. Es decir, al mes generan un poco más de $5,000 de diferencia.

Bajo este escenario, el IMCO reveló que actualmente el número de mexicanos que tienen disponibilidad para trabajar pero no buscan empleo es de 7 millones 591 mil 225, pues consideran que aunque busquen no van a encontrar, y si encuentran lo harán bajo malas condiciones y con salarios que no les permiten cubrir ni la canasta básica.

Desigualdades
FOTO: TOMAS ACOSTA / CUARTOSCURO.COM

 SUEÑO DE PROSPERIDAD

El mercado informal se ha convertido en un sueño para los más de 50 millones de personas en edad laboral que ven en la informalidad la única posibilidad de prosperar. Mayores ingresos, mejor calidad de vida, disponibilidad de horarios y menor estrés son algunas de las múltiples ventajas que se le atribuyen.

Ante este escenario, el reto para las industrias será mayúsculo. Las condiciones actuales de la sociedad subrayan la necesidad de incentivar la capacitación laboral, ofrecer mejores condiciones de trabajo y garantizar ingresos suficientes para la población. Para ello, es necesario impulsar el desarrollo económico y mejorar las condiciones del mercado laboral.

Estudios y análisis revelan que América Latina tiene el mayor déficit de calificación en el mundo en cuanto a la capacitación de personal operativo, y en México el 74% de los empleadores tiene dificultades en ese sentido.

El personal operativo se enfrenta a una rápida afluencia de nuevas tecnologías. A medida que los avances como la automatización ganen fuerza en las industrias, los trabajadores deberán poder manejar estas máquinas, supervisar su rendimiento y mantenimiento, y también manejar los informes. Aquí es donde la mejora de las habilidades se vuelve crítica; de tal manera que las empresas necesitan replantearse cómo capacitar a su personal.

En ese sentido, la tecnología viene al rescate para crear vías de aprendizaje personalizadas a través de plataformas impulsadas por inteligencia artificial (IA).

Dentro de los fines y metas que forman parte de los esquemas para alcanzar esos objetivos, se incluye diseñar módulos de aprendizaje atractivos y sencillos, formatos de contenido en audio y video que aumenten la participación de los empleados, y por supuesto, utilizar tecnologías como la IA, el aprendizaje automático y la accesibilidad vía móvil para aprender a su propio ritmo.

La IA les permite descubrir contenido nuevo en función del comportamiento de aprendizaje, nivel de competencia e historial de búsqueda; mientras que los chatbots se pueden enfocar en consultas y ofrecer un soporte adicional.

Otros de los desafíos para quienes se perfilan en puestos operativos son los procesos de reclutamiento. Los expertos explican que, debido a que el área de Recursos Humanos experimenta un retraso de 10 a 20 años en Latinoamérica, se generan mayores gastos para su gestión y la productividad se ve afectada.

Uno de los indicadores más importantes en los reclutadores de talento, son los costos de cada proceso de selección, lo que obliga a buscar soluciones reales para optimizarlo.

Durante el año 2021 las empresas tuvieron que adaptarse a las consecuencias del COVID-19 y enfrentar grandes cambios que surgieron desde la crisis sanitaria en el 2020 y que, sin duda, habrán se reflejarse en las condiciones laborales del 2023.

Uno de ellos fue, debido a los confinamientos y aumentos de contagio, la aplicación del teletrabajo. Ahora hay que hacer frente a los retos de empresas 2023 y, según Nuvix Consulting, analizar si el fin de la pandemia supondrá nuevos desafíos para las empresas.

Desde la experiencia de Talentu, con soluciones digitales, los tiempos de contratación disminuyen en un 50%, mientras que la rotación de personal y los costos de capacitación y formación descienden 18% y 30%, respectivamente.

El uso de herramientas humanas que permitan a la fuerza laboral sentirse conectada y capacitada para introducir nuevas tecnologías, se presenta como una urgencia.

Actualmente las empresas no sólo deben pensar en introducir tecnología, sino en crear una cultura de innovación con una fuerza de trabajo digital conectada, en la que todos los empleados (sin importar su nivel de educación) se sientan integrados y capaces de ejecutar los nuevos conocimientos.

Sin duda, la transformación digital debe estar dirigida hacia las personas que representan la mayor fuerza laboral del mundo. Las empresas y organizaciones necesitan implementar herramientas efectivas que permitan desarrollar las competencias de su personal y optimizar su productividad, competitividad y adaptación.

  PANORAMA DIFÍCIL

Desempleo masivo, malas condiciones laborales, desigualdades salariales, discriminaciones son algunos efectos de la crisis sanitaria.

Las malas condiciones laborales son el principal problema del empleo a nivel mundial, según la Organización Mundial del Trabajo (OIT). A tal grado que el “trabajo decente para todos” es una de las prioridades que la ONU se ha fijado para el final de la próxima década dentro del marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS n°8).

Contar con un empleo no garantiza un modo de vida digno, destaca Damian Grimshaw, responsable del Departamento de Investigación de la OIT. “Prueba de ello es que 700 millones de personas viven en situación de extrema pobreza, o de pobreza moderada, a pesar de tener empleo”.

Para darse una idea de la magnitud del problema, basta evocar la cifra de 61 por ciento que corresponde al porcentaje de mano de obra mundial en empleo informal, es decir 2 000 millones de personas que trabajan fuera de todo marco normativo sobre derechos laborales. Lo cual conlleva numerosos problemas: falta de protección social, horarios extensibles, despido sin preaviso ni indemnización, condiciones de trabajo peligroso…

Por tanto se sume que se deben mejorar las condiciones laborales en el sector informal, que sigue siendo mayoritario en los países en desarrollo, pero también, facilitar la formalización de las actividades además de desarrollar mecanismos de protección social, de manera a reforzar la aplicación del derecho laboral.

Entre las dificultades que las empresas deberán resolver para el año 2023 destaca el cuidado de la salud mental de los empleados debido a que los dos últimos años de pandemia han sido especialmente duros para muchas personas, lo que ha servido para poner a la salud mental «en el punto de mira, especialmente, en el puesto de trabajo».

En lo referente a la salud, los profesionales sanitarios consideran que el término fatiga pandémica debido al trabajo que tienen que afrontar no ha podido ser resuelto porque ha acentuado la situación de estrés.

Consultoras especializadas indican que 1 de cada 3 empleados que ha sufrido algún síntoma desde el  inicio de la pandemia, han tenido que recurrir a tratarse profesionalmente.

El 75% de los mexicanos padece fatiga por estrés laboral, superando a países como China y Estados Unidos”  según lo publica el Portal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Estas cifras revelan la importancia de que las compañías sean conscientes de que la salud mental de sus empleados es tan importante como su salud física y que elaboren mecanismos para proteger a los trabajadores.

Un aspecto más que adquiere relevancia, es el fomento de la desconexión digital, que es realmente complicado si se toma en cuenta la cantidad de horas que debe pasarse conectados a los dispositivos.

En el ámbito laboral gracias a las nuevas tecnologías, muchas empresas han conseguido implantar el teletrabajo con resultados positivos y realizar procesos muchos más ágiles, pero el lado negativo es que la digitalización también ha generado situaciones en las que los empleados se mantienen permanentemente conectados a sus dispositivos corporativos, incluso después de la jornada laboral.

A raíz de esos métodos, la conectividad puede repercutir en una pérdida de tiempo útil y provocar síntomas como insomnio,  irritabilidad, mal humor, falta de energía o agotamiento mental.

Por tanto las empresas que en el 2023 sigan apostando por el teletrabajo o por modelos híbridos de trabajo, también tendrán que encontrar fórmulas para alcanzar una desconexión digital y evitar que sus  empleados estén pendientes de sus dispositivos fuera de la jornada laboral.

A pesar de que el teletrabajo ha sido un auxiliar efectivo para el desempeño delas tareas laborales, la mayoría de las empresas buscan y promueven ya un modelo de trabajo presencial.

La crisis sanitaria obligó a que la estructura del trabajo y las necesidades de las empresas tuvieran que recurrir al uso de las nuevas tecnologías, principalmente al internet.

Como consecuencia el mercado laboral modificó su estructura y la demanda de profesionales con altos conocimientos de nuevas tecnologías, redes sociales y de comunicación aumentó.

El año 2023 se vislumbra una fuerte carga de inestabilidad mundial por los factores que se desencadenaron a raíz de la pandemia de 2020.

En ese cambio el compromiso, los trabajadores y las empresas han tenido que regular los incentivos, las oportunidades de crecimiento y las condiciones de bienestar.

desigualdades
FOTO: TOMAS ACOSTA / CUARTOSCURO.COM

 NUEVAS CONDICIONES

En vísperas del año 2023 el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral ha exhortado a que los sindicatos legitimen sus Contratos Colectivos de Trabajo antes del 1º de mayo de 2023.

Para realizar el trámite, el Centro Laboral cuenta con la plataforma digital: https://legitimacion.centrolaboral.gob.mx

A través del procedimiento de legitimación se garantiza que las y los trabajadores conozcan el contenido de sus Contratos Colectivos de Trabajo (CCT) y tengan la opción de avalarlo o rechazarlo.

El Centro Federal Laboral ha legitimado más 4 mil 500 CCT por parte de más de 2 mil 500 sindicatos registrados, a través de 8 mil 446 eventos de consulta; por medio del voto personal, libre, directo y secreto, un millón 541 mil 79 trabajadores han participado en los procesos de legitimación de sus Contratos Colectivos, como marca la Reforma al Sistema de Justicia Laboral.

Los sindicatos tienen antes del 1º de mayo de 2023 para realizar este proceso que implica no sólo dar respuesta a la Reforma Laboral de 2019, sino también a los compromisos asumidos por México en el marco del Tratado con Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

El Centro ha atendido todas las solicitudes ingresadas y estamos conscientes de la gran importancia de este trámite, es por eso que exhortamos a todos los sindicatos a realizar la legitimación de sus CCT y no dejar para el último momento este trámite.

Para realizar la legitimación, el Centro Laboral cuenta con una plataforma digital donde las organizaciones sindicales podrán iniciar su trámite:

https://legitimacion.centrolaboral.gob.mx

Asimismo, cuenta con un Protocolo que establece las reglas y procedimientos para su desarrollo, y se encuentra disponible en: https://legitimacion.centrolaboral.gob.mx/Upload/ProtocoloLegitimacion.

El Centro tiene la mayor disposición para que los sindicatos se acerquen en busca de asesoría u orientación, de igual manera si se cuenta con algún problema para el registro o duda sobre el protocolo para la Legitimación de CCT pueden escribir a: legitimacion.ayuda@centrolaboral.gob.mx

También pone a disposición el correo electrónico, donde las personas trabajadoras pueden presentar denuncias en caso de existir alguna irregularidad en el procedimiento de legitimación por la existencia de irregularidades en el Procedimiento de Legitimación de su CCT: inconformidades@centrolaboral.gob.mx

 

 

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close