Investigaciones especiales

Ortelia Bautista Pardo: la equidad laboral, un reto incumplido

La insatisfacción laboral es una respuesta negativa del trabajador hacia su propio trabajo y un rechazo que depende en gran medida de las condiciones laborales y de la intranquilidad, de ansiedad o incluso depresivo al que puede llegar una persona que se encuentra insatisfecha laboralmente.

Ortelia Bautista Pardo es Secretaria General del Sindicato de Trabajadores del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, ahora Ciudad de México.

Es originaria del estado de Hidalgo, de donde emigró a la edad de tres años a Ecatepec, Estado de México y actualmente vive en la ciudad de México.

Cursó la licenciatura en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y tiene una maestría por la Universidad España-México.

Comenta que la satisfacción y la insatisfacción laboral para muchas personas aportan sentido a sus vidas, aumenta su autoestima, sienten que su labor es útil a los demás y encuentran un reconocimiento social. A través del trabajo también se relacionan con otras personas y tienen la oportunidad de hacer amigos.

Desde su punto de vista en algunos casos se convierte en una fuente de satisfacciones donde las personas encuentran cubiertas sus expectativas o deseos de prosperar y a través del cual logran independencia económica.

No obstante en otros muchos casos, es una fuente continua de insatisfacciones donde los trabajadores ven mermadas sus posibilidades de crecimiento o sus deseos profesionales porque se encuentran ante un horario incompatible con la vida familiar, unas condiciones desfavorables o un trato hostil por compañeros o jefes. Factores, aspectos o características que hace que las personas se sientan insatisfechas profesionalmente.

La dirigente sindical aprecia que en las causas principales de la insatisfacción laboral hay una serie de factores que afectan negativamente a los trabajadores y que pueden llegar a producir una profunda insatisfacción y deseos de abandonar o cambiar de trabajo.

Por ejemplo menciona que para que un trabajador se sienta satisfecho en su trabajo es fundamental que reciba un salario justo, que no haya a una mala relación con los compañeros o jefes porque en ocasiones la mala relación suele ser causada por celos, envidias o recelos.

Manifiesta que en el caso de los jefes es frecuente una actitud prepotente y desconsiderada hacia sus subordinados o por excesivas exigencias o cumplimientos de funciones que no le competen al trabajador.

Incluso por celos profesionales y envidias que hacen que consideren a ciertos empleados como una amenaza porque podrían convertirse en potencias sustitutos en sus funciones y entonces las malas relaciones en el ámbito laboral originarán que las personas sientan deseos de abandonar su empleo.

ESTANCAMIENTOS PERJUDICIALES

La Maestra Bautista Pardo indica que la escasa o nulas posibilidades de promoción se convierten en un freno para realización personal de los trabajadores porque cuando una persona ambiciosa con aspiraciones profesionales está estancada en su puesto de trabajo y observa cómo pasa el tiempo y no prospera ni asciende de categoría, se sentirá apática e insatisfecha ante su trabajo.

Al no conseguir los objetivos que se ha trazado y que esperaba, se produce un desequilibrio entre lo que es parte de sus aspiraciones y lo que ha obtenido realmente.

También debe tenerse presente manifiesta la dirigente sindical del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México que las personas que poseen poca confianza en sí mismas, en sus habilidades y aptitudes para desempeñar un trabajo porque hay jerarquías que las hacen sentir que son incapaces de realizarlo correctamente o de adaptarse al entorno laboral, lo cual les provoca temor y una profunda inseguridad e insatisfacción.

Dice que desde el punto de vista del trabajador influyen las malas condiciones laborales que generan insatisfacción al convertirse en una consecuencia por el entorno del ambiente o considerar que su función se convierte en un empleo precario y rutinario.

La narrativa de la Maestra Ortelia Bautista Pardo tiene fundamento en la experiencia personal a lo largo de 4 décadas de laboral en el TSJCDMX.

Ingresó a la institución el mes de enero del año 1982, como meritoria en el Juzgado Trigésimo Octavo Civil, con el entonces juez licenciado Isaac Morales Castro, una persona muy humana de la que aprendió y tuvo enseñanzas altamente positivas.

El primer nombramiento como administrativo especializado, fue cuando se creó la Oficialía de Partes Común, el primero de septiembre de mil novecientos ochenta y cuatro. Ahí empezó su largo y extenso recorrido por el Tribunal Superior.

Estuvo en el Juzgado 28 Mixto de Paz, en el área penal. Después se fue a trabajar al Juzgado Octavo de Distrito en Materia Penal, con sede en el Reclusorio Oriente para luego regresare al Tribunal, al Juzgado Quincuagésimo Segundo Civil como secretaria actuaria.

Tuvieron que pasar algunos años para concursar por la plaza de Secretaria de Acuerdos, cuando funcionaba la Comisión Mixta de Escalafón, hace aproximadamente veintidós años, y al aprobar el examen y reuniendo el perfil, ejerció la plaza de Secretaria de Acuerdos.

Por 9 años estuvo en el Juzgado 23 Penal como Juez por Ministerio de Ley, el titular era el licenciado Antonio Cortés Mayorga, quien violentó sus derechos laborales al tenerla encerrada en su privado del Juzgado por aproximadamente tres horas exigiéndome la renuncia, una injusticia porque iba a llegar su amigo que estaba en el Reclusorio Norte y decía que necesitaba  tener a su amigo de confianza.

Obviamente, agrega, renuncia que no le firmé. Eso fue lo que me motivó años después para aceptar irme comisionada al Sindicato,  siendo Secretaria General la licenciada Yolanda Ramírez, quien me comentó: quiero entregar en tus manos el proyecto y pensando en los trabajadores acepté.

INJUSTICIAS DE LA JUSTICIA

Dice que otros u otras titulares sí han logrado las renuncias de sus compañeros sin motivo, quedándose sin su fuente de empleo o el sustento de sus familias. Actos indignantes.

Recuerda: No podía hacer más que aconsejarlos que no firmaran, contándoles mi historia en el Juzgado 23 Penal. No generalizo, porque hay jueces y juezas, titulares, directoras, directores que son muy humanos y dejan que los trabajadores realicen sus labores sin presiones y así hay mejores resultados.

Al referirse al tema de la Comisión Mixta de Escalafón refiere que dejó de funcionar hace aproximadamente ¡veintidos años! Y que por eso como Secretaria General del Sindicato, cargo que desempeña desde  el año dos mil quince, ha luchado porque funcione.

Para lograrlo, explica la Maestra Bautista Pardo, hemos presentado demandas y litigando en el Tribunal Federal de Conciliación  y Arbitraje y también en el mismo Tribunal Superior de Justicia para que mis compañeros agremiados a este sindicato  tengan base en sus respectivas plazas, y la oportunidad de concursar a otras plazas con mayor nivel sin poner en riesgo su empleo.

Acude a una frase de Montesquieu para ilustrar la realidad:

«Una injusticia hecha al individuo es una amenaza hecha a toda la sociedad».

Explica la Maestra Bautista Pardo, quien fue secretaria de Organización en el período 2013-2015, que el siete de diciembre del año dos mil veintiuno el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje resolvió que se condena al Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (ahora ciudad de México), a reconocer y dar participación a cada uno de los representantes propuestos por el Sindicato de Trabajadores del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal ante la Comisión Mixta de Escalafón, así como a dar participación en la conformación de la Comisión Mixta de Seguridad e Higiene.

También manifiesta que el luchar por pertenecer a las citadas comisiones es para poder ejercer la autoridad, actuar como porta voz de los agremiados y representarlos en conflictos individuales, para que gocen de los derechos de escalafón.

Para que los ascensos que se les otorguen en función de los conocimientos, aptitudes y antigüedad, en igualdad de condiciones y  que tengan prioridad ya que son la fuente de ingresos en sus familias. y como lo establece el artículo primero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos “Todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en la Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo  en los casos y bajo las condiciones  que la Constitución establece.

Todas las autoridades en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar  los derechos  humanos, de conformidad con los principios  de universalidad, interdependencia, indivisibilidad  y progresividad, por lo que el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones  a los derechos humanos, en los términos que establece la ley.

Debe considerarse, agrega, agregar el principio de igualdad jurídica, de inclusión, de proporcionalidad y favorecer en todo tiempo la protección más amplia a las personas.

La Secretaria General del Sindicato de Trabajadores del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, Maestra Ortelia Bautista Pardo, reafirma su compromiso por seguir luchando por los trabajadores.

También comenta que otro de los derechos de los trabajadores es a laborar en un ambiente sano, de mutuo respeto mutuo, por lo que los compañeros acuden al sindicato para pedir sus cambios de adscripción y se realizan los trámites correspondientes para que recursos humanos los asigne a las áreas en materias que dominen y realicen trabajos de acuerdo a sus capacidades o experiencia.

Recuerda que hay compañeros que tienen muchos años trabajando en el Tribunal y no cuentan con la carrera de derecho, pero saben realizar acuerdos, proyectos de sentencia y por amor a la institución trabajan arduamente por el mismo salario.

Lamenta que haya jueces muy conocidos por el maltrato que dan a los trabajadores, por lo cual se han tenido que promover amparos para lograr sus cambios de adscripción, porque por medio de recursos humanos es muy complicado.  Y señala hechos particulares y concretos: Una de las jueces es la licenciada Rocío Macín Collado quien maltrata al personal, les habla con palabras altisonantes en doble sentido y como recursos humanos le da vista con la solicitud de cambio de adscripción a las o a los titulares, se oponen al mismo.

Pero como sus representantes agotamos todos los recursos, para que se encuentren en ambiente sano para poder desempeñar sus funciones y así trabajando en equipo, trabajadores y sindicato, cada día somos más fuertes.

TRISTE REALIDAD

La Maestra Ortelia Bautista Pardo, con tristeza, señala “tengo compañeros que son licenciados, maestros, doctores en derecho con algunas especialidades y se jubilaron como administrativos con la plaza más baja. No tuvieron la oportunidad de ascender a una plaza de mayor nivel, algunos siguen esperando ese día, por eso no dejaré de luchar hasta que lo logre, sé que para alguien no es conveniente que esto suceda y por eso se han interpuesto todos los recursos que existen, impidiendo que el  laudo quede firme  y se pueda empezar a trabajar con los ascensos de mis compañeros.

Hemos tenido un resultado histórico porque no hemos dejado de trabajar, comenta y dice que después de una larga lucha se analizan casos con circunstancias personales y laborales donde aspectos como la experiencia laboral, la edad, el sexo, el nivel de estudios, cultura o preparación, son factores que determinan el tipo de empleo que podemos desarrollar, por lo que un empleo por debajo de la preparación o experiencia que tenga una persona le causará cierta insatisfacción profesional.

Agrega que igualmente ocurrirá en aquellas personas que no puedan dedicar suficiente tiempo a su familia y sus circunstancias familiares así lo requieran, como es el caso de trabajadores con hijos pequeños o con otras cargas familiares.

Dice no desconocer que la insatisfacción laboral puede afectar al rendimiento de los trabajadores y a la productividad por lo que los trabajadores deben tienen que encontrase satisfechos profesionalmente.

Para ello es necesario considerar que los trabajadores tienen que contar con un entorno físico adecuado y con unas condiciones favorables porque los sitios ruidosos o lugares calurosos y congestionados o mal ventilados perjudican al trabajador y afectan negativamente a su rendimiento.

Esos factores, manifiesta, producen insatisfacción, desmotivación o falta de interés por el trabajo, que puede llegar a producir apatía y correr el riesgo de que incumplan con sus funciones de forma habitual.

Igualmente esta situación puede llegar a producir ansiedad o estrés y, en caso extremo, el trabajador puede llegar a desarrollar una depresión. Son aspectos que debemos atender y resolver con oportunidad de manera conjunta con las autoridades.

Expresa que el trabajador tiene el derecho a la libre sindicación, el derecho a la negociación colectiva, el derecho a la huelga, a recibir información, realizar consultas y participar activamente porque son derechos básicos.

En ese entorno, especifica la Secretaria General del Sindicato de Trabajadores del Tribunal Superior de Justicia, los trabajadores tienen el derecho a promocionarse laboralmente y a acceder a la formación profesional.

Las condiciones laborales, agrega, incluyen no ser discriminados para el empleo a desarrollar, ya sea de forma directa o indirecta. Nadie puede ser discriminado por razones de sexo, estado civil, edad, origen racial o étnico, condición social, religión o convicciones, las ideas políticas que uno tenga, la orientación sexual, que se esté o no afiliados a un sindicato.

Mucho menos, añade, por motivos de discapacidad siempre y cuando estas personas demuestren que tienen las condiciones necesarias para el desempeño del puesto laboral que ocupan.

Nuestra lucha laboral incluyen, manifiesta, que el lugar de trabajo cumpla con las condiciones necesarias de seguridad e higiene, que cumpla la normativa vigente en esta materia, que se entregue a los trabajadores el material de protección que corresponda, que se les informe adecuadamente sobre los riesgos o peligros propios del trabajo a desarrollar y puedan hacerlo de manera eficiente.

También tiene que considerarse el respeto a la intimidad del trabajador y la preservación de su dignidad porque ningún empleado podrá ser acosado por ningún motivo, especialmente por las causas expuestas como motivos de discriminación.

No desconocemos que por nuestra parte, explica la Maestra Bautista Pardo, estamos obligados a cumplir las órdenes e instrucciones de los superiores, a no incurrir en acciones violatorias de la Ley y el Contrato Colectivo de Trabajo. Estamos conscientes de que tenemos derechos pero también obligaciones y no caer en excesos ni abusos escudándonos en ser sindicalizados. Tiene que haber respeto a la autoridad.

No podemos ignorar los deberes que se derivan del Contrato de Colectivo de Trabajo, ni sentirnos impunes.

Justicia y equidad para las y los trabajadores, pero debemos fomentar responsabilidad laboral porque un sindicato fuerte lo haces tú, lo hago yo y lo hacemos todos. Para afiliarse a nuestro sindicato es muy sencillo llamar al teléfono 55 91 56 49 97 extensión.511787, trabajar en el poder judicial de la Ciudad de México, copia de la credencial del tribunal, copia del último recibo de pago, llenar un formato y firmarlo.

 

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close