Investigaciones especiales

Abuso laboral “a la carta”

Trabajadores reclaman abuso laboral y discriminación en importantes restaurantes citadinos.

La presunta discriminación contra comensales ocurrid aen el restaurante Sonora Grill, destapó irregularidades en las condiciones laborales de los empleados, quienes además, son obligados a cometer los actos de racismo.

Contratación bajo estándares estéticos y no profesionales, jornadas de trabajo extenuantes y bajos salarios son las principales quejas de los trabajadores.

“Desde el Covid nos redujeron el pago al 60 por ciento porque bajó a más de la mitad la operación del restaurante, pero ahora que ya está todo regular no se han ajustado los salarios”, informó un trabajador de cocina que pidió permanecer en el anonimato por motivos de seguridad ya que la empresa, tras el escándalo mediático, pidió a los trabajadores no declarar ante ningún medio de comunicación.

Explicó que las jornadas laborales son extensas y no siempre pagan las horas extras, lo cual se ha enfatizado los últimos meses en que los contagios del virus volvieron a subir y muchos trabajadores contagiados dejaron de ir al restaurante y tuvieron que sustituirlos al momento.

“Al menos una vez a la semana alguien falta por Covid, eso mueve todos los horarios asignados y si nos ofrecen quedarnos más tiempo, pues aprovechamos para ganar más, solo que el pago no lo hacen en la quincena inmediata y en la cuenta de las propinas nos cuentan solo como un turno, no como doble. También entre los compañeros son gandallas”, apuntó.

El racismo por el que ha sido señalado Sonora Grill también lo aplica en sus procesos de contratación en los que privilegian para atención al público a personas de tez blanca.

“Fuimos dos a postularnos como hostes, la otra chica tenía experiencia pero me contrataron a mi que no sé nada. Ella era morenita, yo soy blanca”, denunció una ex empleada en redes sociales.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) no ha emitido posicionamiento al respecto, mientras que la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum solo comentó sobre sanciones administrativas por discrminación, pero no por las condiciones en las que trabaja el personal.

En silencio también ha permanecido la Asociación Mexicana de Restaurantes (AMR) cuyos representantes no se han pronunciado al respecto y conforme a fuentes internas consultadas por RS Sindical, se debe a que el sitio pertenece a una cadena grande de establecimientos de alimentos y bebidas y el impacto negativo tendrá daños colaterales serios.

En tanto, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación (Copred) de la Ciudad de México informó que ante las quejas presentadas en redes sociales inició una carpeta de investigación en la cuál estaría involucrado no solo el restaurante sino las cámaras empresariales que agrupan ese tipo de empresas como Canirac y Concanaco.

“El asunto se atenderá en términos de la ley con el objetivo de implementar medidas de no repetición. Esto podría traducirse en diversas acciones, como disculpa pública, cursos de sensibilización a todo su personal, así como la revisión de su normativa, para que se ajuste a los principios y estándares legales de derechos humanos de esta ciudad”.

Irregularidades en más restaurantes

Otro restaurante señalado por ex trabajadores es Pujol, considerado dentro de los 50 mejores del mundo. Sobre el establecimiento señalan los inconformes que pese a lo costoso del menú, el personal come sentado en el suelo, en la alacena o hasta en el refrigerador.

“Vine a aprender, pero el lugar tiene un ambiente tóxico y abusivo que hace imposible seguir ahí. A la semana decidí irme”, expresó la persona inconforme.

El restaurante fue exhibido por explotación laboral al someter a sus trabajadores con jornadas de 16 horas seis días a la semana.

Al respecto, la empresa argumentó que la excelencia del servicio requiere rigurosidad y cuidado a detalle por parte de los trabajadores y se comprometió a revisar las prácticas laborales de manera objetiva para lograr un ambiente armónico.

Aseguró que todo el personal cuenta con registro ante el IMSS, días de vacaciones y constante capacitación para evitar violencia y acoso.

En el Sud777, ubicado en la zona del Pedregal, liderado por el famoso chef Edgar Núñez, una ex empleada denunció acoso y abuso desde el momento en que empezó el proceso de contratación.

“Cuando vieron mi CV el encargado de cocina me ofreció 7 días de prueba, sin pago y solo con la promesa del proporcional que se reciba en propinas. Advierten que la exigencia del lugar hace comunes los gritos o llamados de atención pero que jamás serán personal, según”, detalló.

La reconocida chocolatería ¡Qué Bo!, del famoso chef de realities shows, José Ramón Castillo, fue señalada hace unos años por Karina Ocaña, también profesional de la gastronomía, quien tras realizar una pasantía en la empresa exhibió discrminiación, irregularidades laborales y abusos psicológicos.

“Apliqué para hacer prácticas en la chocolatería ‘Que Bo’ con el Chef José Ramón, al principio te piden una serie de papeles, como por ejemplo una carta de todas y cada una de las razones por las que quieres trabajar ahí. Después tu CV, y si les parece aceptable pasas al siguiente filtro. Te agendan una cita, la cual te cancelan y te mueven de horario lo que se les dé en gana”, detalló.

“Entre los requisitos piden un estudio de VIH, de hepatitis y en los casos de las mujeres, una prueba de embarazo. “Si eres aceptado tenías que comprar de cinco a seis filipinas, mandiles y zapatos de marca muy cara para poder hacer tu pasantía”, añadió en la denuncia pública.

Acoso laboral y sexual hacia mujeres

Si la situación laboral para los trabajadores de la industria restaurantera es alarmante, para las mujeres es mucho peor.

De inicio por las oportunidades laborales, que conforme a un estudio realizado por la Fundación Thomson Reuters solo el 18 por ciento de los restaurantes alrededor del mundo son liderados por una mujer y, dentro del equipo de trabajo de un restaurante, sólo alrededor de un 40 por ciento son cocineras.

De dicho universo, el 70 por ciento ha sido acosada o violentada sexualmente y los restaurantes en donde ocurre no se hacen responsables por los hechos y es común que protejan a los infractores ya que en su mayoría son clientes.

Tal fue el caso del restaurante Quintonil en donde una practicante denunció tocamientos e insinuaciones sexuales por parte de clientes al momento de asignarles mesa o atenderlos en el servicio, lo cual se intensifica con el uniforme ajustado que son obligadas a utilizar durante su jornada y que en muchas mujeres incomoda .

“(El gerente) habló con todas las compañeras y les dijo que el acoso no es acoso hasta que les den una nalgada”, expuso la afectada.

Explicó que por necesidad aguantan el acoso de los comensales y se dijo frustrada por la falta de apoyo del gerente, ya que no les permiten dejar de atender esa mesa, continúan hasta que el cliente se retira del lugar.

Restaurantes en el menú de la LFT

El capítulo XIV de la Ley Federal del Trabajo establece que las actividades en hoteles, restaurantes, bares, fondas, cafés y similares, los sueldos deben fijarse en salarios mínimos.

Las propinas deberán considerarse parte del salario por lo que no podrán retenerlas, ni solicitar comisión o participación en ellas.

Indica que la alimentación que se les proporcione a los trabajadores como parte de las prestaciones debe ser sana, abundante y nutritiva, por lo que aquellos lugares en donde les dan las sobras, guisos que no quedaron bien o comida chatarra, estarían incumpliendo con la ley.

También faculta a los inspectores de la STPS para vigilar que se respeten las jornadas de trabajo, el pago de propinas y alimentación.

Restaurantes obligados a regularizar pagos

Entre las múltiples denuncias por irregularidades en los empleos en restaurantes está la modalidad de pago.

Algunas empresas ofrecen sueldo base, prestaciones conforme a la ley, propinas y bonos, pero es hasta que contratan a las personas que aclaran que el pago es una parte por depósito, generalmente es el salario mínimo y es el que se reporta ante el IMSS, lo cual impacta negativamente en el trabajador en caso de incapacidad o en sus pensiones.

Otra parte del sueldo la pagan en efectivo, en los conocidos “sobres amarillos” y en cuanto a las propinas, juntan todas las recibidas en el día y las dividen entre meseros y quienes estuvieron en cocina, con porcentajes casi similares.

Sin embargo, las recientes reformas a la ley laboral establecen ajustes que todas las empresas del ramo deberán cumplir tales como asumir los gastos o costos que originen el pago de salarios y prestaciones a los trabajadores mediante depósitos bancarios vía Transferencias Electrónicas, en el número de cuenta proporcionada por el trabajador, convenido y autorizado por el trabajador en el Contrato Individual de Trabajo.

Que los recibos de pago de sueldos y prestaciones emitidos por el patrón en favor del trabajador, se encuentren ajustados a lo que establece la Ley del Impuesto Sobre la Renta, como recibos CFDI Fiscales, con cadena original y folio entre otros requisitos, y que estén firmados por los trabajadores de manera autógrafa, por lo que todos deberán están contratados formalmente.

Los plazos para el pago del salario no podrán ser mayores de una semana para las personas que desempeñen trabajo material y de quince días para los demás trabajadores.

La AMR alertó a sus agremiados para apegarse a la normatividad ya que los recibos sirven como prueba en un juicio por conflicto laboral.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close