En pie de lucha

Se engalla Sindicato del STC

No habían pasado ni 24 horas de que la jefa de Gobierno insinuara que detrás de los últimos incidentes en el Metro podrían haber actos de sabotaje por parte de los propios trabajadores, cuando la funcionaria se tuvo que echar para atrás.

Y es que luego del estallido de un transformador entre las estaciones Xola y Villa de Cortés de la Línea 2, que suspendió el servicio, Claudia Sheinbaum ordenó a la fiscal Ernestina Godoy enviar a sus peritos para descartar que el accidente hubiera sido provocado.

Tras esa insinuación, ni tardo ni perezoso el líder del Sindicato del Metro, Fernando Espino Arévalo, salió a defender a su gremio, y a través de una entrevista radiofónica dijo que los trabajadores del STC entregan su vida a mantener funcionando el vital transporte.

Criticó que Sheinbaum recurriera a la Fiscalía, que no tienen experiencia en este tipo de sistemas, y dijo que si la funcionaria quería un informe sobre el accidente, se lo debió pedir a los propios trabajadores, que son especializados en esos temas.

Es un asunto técnico, a nosotros nos sorprende que se presentara el Ministerio Público. Nos sorprende que la autoridad del gobierno de la ciudad no tenga confianza en sus propios trabajadores, que son altamente capacitados y responsables.

Nunca pensaremos nosotros en realizar un sabotaje en contra del servicio que prestamos con mucho orgullo a los millones de usuarios, señaló Espino Arévalo en entrevista concedida al programa de Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula.

El líder sindical dejó ver su enojo contra la jefa de Gobierno, que tras el incidente registrado el 4 de julio instruyera a Godoy realizar una “investigación a fondopara conocer las causas, pues no descartaba que se tratará de una situación intencional.

Bastó que el líder sindical levantara la voz, para que Sheinbaum le bajara a su volumen y tuviera que descartar sus sospechasiniciales.

Al día siguiente se portó como sedita ante los medios y descartó que el corto circuito registrado de la Línea 2 fuera producto de un sabotaje por parte del sindicato.

Nada que ver con los trabajadores, dije que era importante que la Fiscalía hiciera una investigación por la característica que tuvo la explosión en la subestación. Queremos mucho a los trabajadores, jamás vamos a acusarlos de una cuestión así”, afirmó en entrevista.

Dicen que el miedo no anda en burro y Claudia no puede hablar tan a la ligera de un sindicato como el del Metro, porque si se mete con ellos le pueden paralizar -ahora sí– el sistema y no tendría manera de mantenerse en el cargo.

De por sí acarrea serios problemas por la falta de inversión para el mantenimiento de STC, lo cual ha ocasionado cortes del servicio e incluso accidentes -algunos mortales-, como el de la Línea 12, para qué le busca.

Creyó que por ser jefa de Gobierno doblegaría a los trabajadores, como lo hace con casi todas las áreas de la administración pública y de los poderes Judicial y Legislativo de la capital, pero aquí se topo con pared.

No esperaba que Espino Arévalo le fuera a respingar, y ese no iba a ser un enemigo pequeño. No en balde es el líder sindical más longevo en la ciudad.

Probablemente alguien le recordó a la jefa de Gobierno que en unos días arrancaría la rehabilitación mayor de la Línea 1 del Metro, la cual permanecerá cerrada al menos durante un año, y que lo que menos necesitaba era provocar al sindicato.

Y es que la inversión en esos trabajos no es cualquier cosa. Significa un contrato de al menos 40 mil millones de pesos, que representan algo así como la quinta parte del presupuesto total de la capital en un año.

Será una empresa china la que se lleve esos dineros, que dejarán endeudados a la capital por 20 años, pues se deberán pagara en 238 mensuales de enero de 2021 a diciembre de 2039, cuando Sheinbaum ya no esté el gobierno.

Ese es el negocio millonario que firmó Florencia Serranía el 18 de diciembre de 2020, antes de irse de la Dirección General del Metro a mitad del año pasado a causa de la caída de un tren del STC en la Línea 12, que dejó 26 muertos y 103 heridos.

Quizá esa sea la explicación de por qué Sheinbaum defiende a capa y espada a Serranía, pues ni siquiera ha permitido que sea llamada a declarar sobre la tragedia en el Congreso de la Ciudad de México, y menos ante el Ministerio Público.

Todo mundo sabe que Florencia es comadre del Presidente de la República, ya que bautizó al tercer hijo de su primer matrimonio, pero como que eso no sería suficiente para que la jefa de Gobierno arriesgara su candidatura presidencial tapándole sus trapacerías.

Muchos dicen que la protección es por lo favores económicos que la hoy ex directora del Metro le dejó a la 4-T.

El chiste es que si Claudia quiso levantar la voz a los trabajadores del Metro, al final la tuvo que bajar ante su engallado líder.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close