Opinión

Nuestro mundo

“Sólo la muerte es inmoral”.

—Lucrecio.

Nuestro mundo se torna cada vez más sibilino, intangible, oscuro y espectral. Nada es sólido y tangible. Si el pueblo mexicano no supera tal situación, nos hundiremos en el peor de los pantanos. De hecho ya nos estamos hundiendo.

Recientes acontecimientos esbozan una trayectoria incomprensible, poco grata y más que amenazadora como para que tal vez valga la pena echar una mirada hacia el porvenir y, lo que hagamos (o dejemos de hacer) determinará qué clase de país tendremos en el futuro. Y la perspectiva no es precisamente prometedora que digamos: entre otras cosas, porque desde el poder, se han encargado de hacer trizas el Pacto Social, el Estado de Derecho, la Democracia. Es necesario un nuevo Pacto Social; Democrático Participativo Progresista que aliente al Estado de Derecho.

“El tobogán de deterioro que prevalece en la actualidad no puede ni debe ser el destino de México. Lo que percibo es que sectores muy amplios de los mexicanos aspiran a lo que entiendo por una vida en democracia: con respeto y capacidad de ejercicio de derechos y obligaciones, con una vida digna y sin apremios, con oportunidades para todos y sin privilegios injustos o mal habidos”. Cuauhtémoc Cárdenas <<Por una Democracia Progresista>>.

Un ejército de troles intervino en las campañas políticas y apuntalaron la desinformación eso lo hemos visto en el reciente proceso electoral. Teorías de conspiración y propaganda sibilina dominaron el debate político.

Robots pagados con dinero público difunden noticias falsas y discursos de odio que influyen en la deformación de la opinión pública. Lo decisivo para obtener el poder es ahora la posesión de la información. No es la propaganda de los medios de masas, sino la red, la que asegura tal dominio.

Quizá nada en la historia ha tenido tan corta vida como la confianza en el poder, ni nada más duradera que la desconfianza platónica sobre el esplendor que acompaña al espacio de aparición, ni nada, -finalmente en la Época moderna- más común que la convicción de que <<El poder corrompe>>.

Toda vida individual entre que nace y muere puede contarse finalmente como un relato con comienzo y fin, es la condición prepolítica y prehistórica de la historia, la gran narración sin comienzo ni fin. Pero la razón de qué toda vida humana cuente su narración y que en último término la historia se convierta en el libro de narraciones de la humanidad, con muchos actores y oradores y sin autores tangibles, radica en que todo ello es resultado de la acción.

Porque el gran desconocido de la historia, que ha desconcertado a la filosofía de la historia en la Época Moderna, no sólo surge cuando uno considera la historia como un todo y descubre que su protagonista, la humanidad, es una abstracción que nunca puede llegar a ser un agente activo; el mismo desconocido ha desconcertado a la filosofía política desde su comienzo en la antigüedad y contribuido al general desprecio que los filósofos desde Platón han tenido por la esfera de los asuntos humanos.

La perplejidad radica en que en cualquier serie de acontecimientos que juntos forman una historia con un único significado, como máximo podemos aislar al agente que puso todo el proceso en movimiento; Y aunque este agente sigue siendo con frecuencia el protagonista, el héroe de la historia, nunca nos es posible señalarlo de manera inequívoca como el autor del resultado final de dicha historia.

Por este motivo Platón creía que los asuntos humanos (ta tön anthröpön pragmata), el resultado de la acción (praxis), no han de tratarse con gran seriedad; las acciones de los hombres se parecen a los gestos de las marionetas guiadas por una mano invisible tras un telón de fondo, de manera que el hombre parece ser una especie de juguete. Merece la pena señalar que Platón, que no tenía indicio alguno del concepto moderno de la historia, haya sido el primero en inventar la metáfora de un actor tras la escena que, a espaldas de los hombres que actúan, tira de los hilos y es responsable de la historia.

Y la historia como guía ¿Qué puede enseñar al trabajador sobre los orígenes de la mundialización?. Conocida también como globalización no es un fenómeno nuevo y se puede afirmar que tiene una antigüedad de cinco siglos. En la última década del siglo XV el desembarco de Cristóbal Colón en Guanahaní (1492), nombre antiguo de la isla de San Salvador, y de Vasco de Gama en el puerto hindú de Calicut (1498), culminaron la expansión de los pueblos cristianos de Europa en tierras de ultramar. Poco después las potencias atlánticas junto con Gran Bretaña, Francia y Holanda, llegaron los extremos del mundo que dieron origen el primer sistema internacional de alcance planetario.

Pero antes de estos años, ya se habían dado los primeros intentos de expansión del capitalismo mercantil que fueron interrumpidos a mitad del siglo XIV por las epidemias, las guerras y los cambios climáticos. Las malas cosechas trajeron la hambruna; la Guerra de los Cien años (1337-1453) asoló a todos países involucrados en dicho conflicto y la peste negra provocó, a partir de 1348, una verdadera sangría demográfica con la pérdida de un tercio de la población europea. Sólo en la segunda mitad del siglo XV se reinicia la expansión comercial, demográfica y económica que logra la configuración de un espacio económico mundial.

La globalización tiene otros antecedentes previos al siglo XIX: la demanda China de plata entre los siglos XVI y XVIII tuvo un papel importante en el financiamiento del imperio español y en la trata de esclavos. China pudo absorber la mitad de la producción mundial de plata y reforzó la riqueza de los magnates mineros americanos que cambiaban sus metales por esclavos: también la plata se usaba para comprar seda y porcelana china.

¿Cómo surgió el primer orden global? coincidió con un progresivo aumento de la productividad, que contrastaba con el incipiente progreso técnico existente durante la Baja Edad Media. La coincidencia del progreso técnico con la primera mundialización económica no fue casual, pues el desarrollo científico expresado en el desarrollo de las artes de la navegación y la guerra hizo posible dicha expansión allende los mares.

América latina fue la primera región no europea en ser integrada al círculo de la economía-mundo europea; pero dicha integración ocurrió por la apropiación violenta y sistemática por parte de los colonos europeos de la riquezas mineras y agrícolas del continente, unido a la destrucción de su civilización y la casi exterminación de sus poblaciones autóctonas.

De los setenta millones de nativos que poblaban el continente, sólo tres millones y medio sobrevivían al cabo de medio siglo de colonización, a causa de las enfermedades nuevas, las masacres y el trabajo forzado en las minas de plata, oro, mercurio y cobre. En el siglo XVIII tras el descubrimiento de los nuevos yacimientos de oro en Brasil y de plata en México, la región aseguraba por sí sola más del 80% de la producción mundial de metales.

La revolución industrial del siglo XIX modificó la anterior situación y Europa busca entonces nuevos mercados. Los textiles indios se arruinan por los aranceles de ingreso a Inglaterra al tiempo que deben permitir el libre ingreso de las telas británicas; la metrópoli impulsa la producción de té, café, caucho, opio y algodón bruto para ser procesado en las fábricas inglesas. La periferización, como en todos los casos, reestructura la producción en función de las necesidades del centro.

El proceso de formación de la economía-mundo implicó un gran movimiento de personas y de capitales: entre 1815 y 1915, cuarenta y seis millones de personas abandonaron Europa, de los cuales 38 millones lo hicieron después de 1865, y la emigración hasta el final del siglo fue predominantemente de origen inglés, estimulada por el gobierno, deseoso de poblar sus dominios.

Pero ahora la migración tiene otras causas; dictaduras, desempleo, guerra, hambre, pobreza, marginación, violencia. ¿Cómo tratar de frenar la desbordada migración?, la cantidad de migrantes en la frontera de Estados Unidos con México ha ascendido a sus niveles más elevados en décadas, pero el presidente de México está ausente en la Cumbre de la Américas.

¡No más dictaduras!’: La consigna que resuena en las calles al inicio de la Cumbre de las Américas.

La Cumbre de las Américas, reúne a representantes de casi todos los países del continente en Los Ángeles para hablar, entre otras cosas, de cómo gestionar de forma conjunta los crecientes flujos migratorios con temas como: cambio climático, migración y crecimiento económico inclusivo.

Los activistas presentes destacan que uno de los objetivos es llamar la atención de los líderes de América sobre las necesidades de quienes huyen de sus países.

Varios miles de migrantes, la mayoría venezolanos pero también centroamericanos y caribeños, avanzaron en caravana el martes 7 de junio por el sur de México con la intención de acercarse a la frontera de Estados Unidos aunque ninguno de los grupos de este tipo que partieron en los últimos meses llegaron siquiera al centro del país.

Más de 5.000 personas se preparaban por la tarde del 7 de junio para pernoctar en Huixtla, unos 40 kilómetros al norte de Tapachula, la ciudad cercana con Guatemala y uno de los principales pasos de los miles de migrantes que llegan a México.

En los últimos años, se ha recrudecido el problema de la pobreza y marginalidad (o informalidad) creciente y la degradación moral (léase corrupción y delincuencia organizada) se cuela por todos los ámbitos. Pero concentremos nuestra mirada en el campo de las realidades sociales.

Ese problema moral o mejor dicho la inmoralidad como problema, no es nuevo en el país pero hoy vemos que se ha venido agravando más y más. A tal grado de que ya presenta ejemplos de una descomposición social en proceso, entendido este proceso en el cual las normas que regulan la vida social se han ido resquebrajando a tal grado de poner en grave riesgo el Estado de Derecho, emergiendo lo que podemos calificar como una sociedad sin reglas, ajena a las normas y, por lo tanto, improvisada por el ejecutante e imprevista por el recipiente.

Bajo ese marco, desaparecen valores o ética regulatoria en la relación gobierno sociedad, imponiéndose un “principio; todo está permitido, incluso la violencia”. Ahora podremos comprender que bajo ese contexto la intranquilidad se extiende en términos exponenciales y la propagación de los integrantes de esa misma sociedad se ven afectados gravemente. Y si este proceso no se detiene, no habrá otro camino que el suicidio colectivo, esto, en el sentido no de una tortura sino de algo más grave: al margen del sistema social, la vida nos resultará llanamente imposible. Tenemos que arrancar la máscara de la hipocresía al enemigo, desenmascararlo a él y a sus maquinaciones y manipulaciones engañosas que le permiten engañar y dominar.

La crisis, en su significado general y abstracto, la podemos entender como momentos del desarrollo (o movimiento) de un fenómeno en que éste experimenta determinadas mutaciones de orden cualitativo. O sea, el fenómeno experimenta un cambio tal o cual: desaparecen algunos rasgos y emergen otros. Lo cual se entiende como crisis. Los cambios pueden afectar a diversos aspectos del fenómeno, aspectos que pueden tener una importancia desigual. Por lo tanto, las crisis y los cambios que se le asocia, resultan diferentes por su magnitud.

En el siglo XXI vivimos otros fenómenos de crisis con repercusiones en América Latina y el Caribe, la guerra en Ucrania es una crisis que nos afecta a todos: ¿Cómo enfrentar esta nueva crisis?, los gobiernos deben analizar las distintas variables económicas y sociales, así como los diferentes sectores de la economía regional que se han visto afectados por el conflicto bélico que comenzó en febrero de este año, y presentar propuestas de política para mitigar sus impactos en el proceso de recuperación poscrisis del COVID-19 que aún enfrenta la región. Con un seguimiento que Incluya estimaciones actualizadas del aumento de la pobreza y la pobreza extrema en los países de América Latina y el Caribe en 2022.

Recordemos algunas ideas de Aristóteles el más grande pensador de la antigüedad, dos planteamientos que en esos tiempos eran bastante usuales.

*)- “La vida de lucro, es ella una vida antinatural”

*)- “…. entre los sexos, el macho es por naturaleza superior y la hembra inferior; el primero debe por naturaleza mandar y la segunda obedecer”???

Esa segunda afirmación, para los valores actuales, es simplemente considerada como cavernícola e inconcebible . Incluso en los países con incipiente democracia, porque es inaceptable. Si hoy, por ejemplo un gobernante la suscribiera, aseguramos que se transformaría de inmediato en un cadáver político.

En cuanto a su primera afirmación, que nos dice que la sed de lucro es algo antinatural, debemos reconocer que hoy se piensa justamente al contrario, porque la sed de lucro y codicia es cotidiana, donde todo está  permitido incluyendo la corrupción. Hasta hoy somos libres de cambiar el mundo e iniciar algo nuevo con una mentalidad que ame la libertad.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar

Close
Back to top button
Close