Investigaciones especiales

Pronóstico laboral 2022: ¡incertidumbre!

El mundo laboral llega al año 2022 en la zozobra ante las circunstancias externas que se viven

La cuesta de enero de este año 2022 ya registra aumento en los precios en alimentos, insumos, energéticos como la gasolina, el gas y la luz eléctrica en gran parte de productos.

Las tiendas de servicios incrementaron notablemente los precios de productos básicos y de la mercancía en general. El alza fue de tal magnitud que hubo productos a los se elevó su precio hasta en un 60 por ciento.

A lo que debe añadirse el ambiente de vaguedad y titubeos en los escenarios económicos, por lo que el horizonte es de inseguridad.

En ese pronóstico laboral, en el contexto internacional se calcula que al menos 220 millones de personas seguirán desempleadas en todo el mundo este año, muy por encima de los niveles prepandémicos, con una débil recuperación del mercado laboral que exacerba las desigualdades existentes, advierte la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En el pronóstico de incertidumbre los retos van más allá de la recuperación de la economía, porque están en riesgo la productividad y la estabilidad de millones de familias.

Los analistas esperan que este año el crecimiento pierda el efecto rebote que dejó el 2020, y que se modere su ritmo. Las proyecciones estiman que en 2022 el Producto Interno Bruto (PIB) sufrirá severos ajustes y los efectos  impactarán severamente.

De entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) México es el que registró una de las caídas en empleo más pronunciadas en el momento culminante de la contingencia sanitaria por COVID-19, y se vaticina que en el año actual difícilmente se retomarán los niveles de desempleo previos al inicio de la pandemia.

La Organización emitió una proyección para el trimestre 4 del 2022 donde para México todavía se encontraría la tasa de desempleo en 0.5 por encima del 3.6% en que se encontraba el país en febrero del 2020.

En el reporte Perspectivas de la OCDE sobre el Empleo, el organismo internacional señaló que en México el escenario es complicado al recortar el presupuesto en el rubro de servicios del mercado laboral, pero también en las políticas para la activación laboral; todo esto para concentrar el gasto gubernamental en la lucha contra la crisis sanitaria que el arribo del COVID-19 desencadenó.

En ese sentido, abonó que en el futuro próximo este gasto podría reformularse y asignarse en beneficio de la movilidad laboral en los sectores con mayor dinamismo, lo que redundaría en un apoyo individual intensivo en aquellos sectores que resultaron más afectados.

En los momentos en que la pandemia estaba por impactar a México, hacia febrero de 2020, la tasa de desempleo ajustada estacionalmente se colocaba e 3.6% pero en junio siguiente había escalado hasta 5.5%.

Esta tasa seguía en 4.2% en mayo de 2021 y las estimaciones para el cuarto trimestre del año actual sugieren que seguirá todavía 0.5% arriba de los niveles prepandemia.

El informe de la OCDE que analiza tanto el impacto como el manejo de la situación laboral entre los países que pertenecen al organismo, apunta que desde que comenzó la crisis por COVID-19 en el país se registró una caída de las más profundas de todo el organismo, al grado de colocarse en la mitad del 2020 en 12% por debajo de la media del año anterior, que era de 61.6%. En ese mismo lapso, la tasa promedio de empleo en la OCDE decreció 5%.

Otros países reaccionaron con presteza ante la pandemia con ajustes y mejorando los servicios públicos de empleo (SPE) y políticas activas de empleo (PAE), pero en México nunca se vio un mecanismo universal con el fin de retener el empleo, repercutiendo en uno de los peores derrumbes en cuanto ingreso familiar entre los países de la OCDE.

Como no hubo una red de protección integral, entre el último trimestre de 2019 y el segundo de 2020 el descenso en el ingreso bruto disponible fue de casi 11%, colocando a México entre los más afectados de la organización.

El más optimista es la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que prevé un crecimiento de 5,5% en 2022, donde el consumo privado es el principal motor de la recuperación y también se verá un aporte importante de la inversión privada. El último informe que presentó la entidad, destaca que el crecimiento seguirá siendo sólido, pero la mejora del mercado laboral se muestra incierto.

De acuerdo con lo publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), los productos que elevarán sus precios en este nuevo año son los siguientes:

Las cuotas aplicables a los tabacos labrados, combustibles automotrices, bebidas saborizadas, combustibles fósiles y las cuotas aplicables a las gasolinas y al diésel que se destinan a las entidades federativas, se actualizarán anualmente y entrarán en vigor a partir del 1 de enero de cada año”, se indica.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) actualizó la cuota del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), y a partir de este año, los consumidores verán cómo diversos productos aumentan su precio, por lo que te decimos cuáles son para que estés prevenido y puedas adquirirlos sin problema.

La dependencia actualiza las cuotas para tabacos labrados, refrescos o bebidas saborizadas, combustibles automotrices, cuotas aplicables a las gasolinas y al diésel, así como los combustibles fósiles. Entraron en vigor a partir del 1 de enero.

En el Diario Oficial de la Federación (DOF) el acuerdo por el que se actualizan las cuotas en materia del IEPS para 2022. El aumento a partir de este año es de 3.33 a 7.36%.

La cuota del IEPS a los tabacos será de 0.5484 pesos por unidad, desde los 0.5108 pesos vigentes hasta ayer 31 de diciembre. Por otro lado, las bebidas saborizadas o refrescos será de 1.3996 pesos litro, frente a los 1.3036 que se cobraban durante el año pasado.

Se estima, de acuerdo con la Ley de Ingresos de la Federación, que por concepto del IEPS el fisco recaude más de 505 mil 238 millones de pesos. Del total, 46 mil 103 millones de pesos serán del impuesto a tabacos labrados y 32 mil 950 millones de pesos del impuesto a refrescos.

Debe tenerse en cuenta como referente que el impuesto a las bebidas saborizadas fue implementado en 2014 como parte de la reforma fiscal. El IEPS a los tabacos labrados fue introducido en 1981 y desde entonces ha tenido diferentes modificaciones.

PROLONGACIÓN DE DIFICULTADESS

La OCDE estima que para el presente año se relajará el ritmo actual de la recuperación, y que los niveles de empleo anteriores a la pandemia no se alcanzarán hasta mediados de 2023.

Pero además se advierte que los efectos significativos sobre la actividad económica de posibles nuevas olas de contagio del COVID-19, lo que derivaría en un crecimiento no tan favorable como el que se estima.

Un reto que seguirá latente para este año es la recuperación del empleo.

Basado en que la economía va a perder el ritmo en 2022, la generación de empleo también se verá afectada.

La brecha laboral en México persiste mostrando los efectos de la crisis que provocó la COVID-19; a escala nacional la población vulnerable al desempleo representa el 23.6% del total de la fuerza laboral potencial.

De acuerdo a las de expectativas pronosticadas por el Banco de México (Banxico) la volatilidad de la economía global se disipará hasta mediados de 2022.

De acuerdo con cifras de la ENOE (Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo) del INEGI, las personas que no tienen un empleo, las que tienen uno pero buscan otro adicional y las personas que no son económicamente activas pero que tienen disponibilidad de trabajar suman 15.6 millones.

No puede perderse de vista que entre las consideraciones ligadas al  empleo debe tomarse en cuenta que al tener garantizado un empleo formal, debe añadirse que el empleado y su familia tendrán la garantía de atención médica, seguridad social, fondo de jubilación y que la pandemia ocasionó una profunda erosión del mercado laboral formal en México.

En México actualmente todavía existe un déficit que permita alcanzar ese objetivo.

UN RETROCESO MÁS

La reciente aparición de la variante ómicron planteó la incógnita de cómo, además de en la salud, impactaría en el mercado laboral.

El mercado laboral ha vuelto a sufrir un retroceso en noviembre. Por ejemplo la economía estadounidense sólo generó 210.000 empleos a pesar de las altas esperanzas que se tenían contempladas.

Los pronósticos de Dow Jones estimaron que se crearían 573.000 empleos, siguiendo la línea de octubre e incluso superando los 531.000 que se produjeron entonces. Los datos de noviembre se recogieron cuando la nueva variante de la COVID todavía no se consideraba. Sin embargo, las empresas han mostrado cautela incluso antes de la irrupción de ómicron.

En general los análisis establecen que los resultados apuntan a la resiliencia de la recuperación económica pese a las amenazas del repunte de la inflación, los problemas en la cadena de distribución y la escasez de trabajadores, así como el impacto de la mutación del virus en marcha.

Aquí en México, la presidenta del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), Laura Grajeda Trejo, consideró necesario coordinar políticas de desarrollo productivo con acciones de formación, como alternativas para acompañar la nueva reconfiguración de la economía mexicana hacia la salida de la crisis producto del COVID-19.

En conferencia de prensa, comentó que la aparición de la pandemia a nivel mundial modificó las relaciones humanas en todos los niveles e impuso un reto social para el cual se tuvo que recurrir a la tecnología como una herramienta básica que acortó distancias. “Aun así, las circunstancias causaron impactos negativos en distintos sectores”, dijo.

Otra de las alternativas que han implementado las empresas es optar por un sistema de trabajo híbrido, es decir, combinar una jornada presencial y otra a distancia. Las empresas han señalado que es un sistema eficiente para el empleador, ya que aprovecha espacios, se generan menos costos operativos y beneficia al trabajador, ya que reduce los tiempos muertos como el del tráfico y los costos de movilidad, al tiempo que concilia relaciones interpersonales.

Por lo tanto las empresas deben planificar el retorno del personal, buscando aprovechar los beneficios del trabajo a distancia. En ese sentido, considerando el andamiaje construido durante la pandemia, se debe evaluar si todo el personal debe regresar a laborar de manera presencial o si hay forma de mantener el trabajo a distancia o implementar un sistema mixto o híbrido, el cual incluso puede ser transitorio, temporal o permanente.

Afirmó que en el IMCP se está consciente de que el desempleo a nivel mundial es una realidad, pero también es una oportunidad para reinventarnos como empleadores y como empleados.

Por lo que es necesario analizar el panorama global del financiamiento para la formación, el potencial de la cooperación internacional y, sobre todo, el de la generación de nuevas alianzas público-privadas que acerquen nuevas perspectivas para el mantenimiento de los fondos y las acciones para el desarrollo de competencias.

De tal manera que las empresas deben planificar el retorno del personal, buscando aprovechar los beneficios del trabajo a distancia. En ese sentido, considerando el andamiaje construido durante la pandemia, se debe evaluar si todo el personal debe regresar a laborar de manera presencial o si hay forma de mantener el trabajo a distancia o implementar un sistema mixto o híbrido, el cual incluso puede ser transitorio, temporal o permanente.

Diego Andrés García Saucedo, de Foro Jurídico, considera que entre los principales temas laborales para el presente año un breve listado que debe considerarse y debe seguirse muy de cerca es:

Teletrabajo: En enero de este año fuimos testigos de la adición de este nuevo capítulo en la Ley Federal del Trabajo, hubo muchas controversias acerca de cuándo iniciar su implementación, de cómo repartir los “gastos proporcionales”, entre otros.

La realidad es que muchos centros de trabajo han recurrido a un sistema mixto, en el cual no se alcanza el porcentaje mínimo para considerar una relación como teletrabajo y lo mismo ha sido de igual aceptado por la mayoría de los trabajadores, sin embargo, el mismo decreto, en su artículo segundo transitorio, establece que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social contará con un término de dieciocho meses para emitir Norma Oficial relativa a ergonomía y salud psicosocial de los teletrabajadores, lo que ya no sucedió en 2021 y el próximo año marcará nuevas pautas que darán mayor claridad al “home office”.

Subcontratación: Sin duda, uno de los temas más controversiales fue el del “outsourcing”, obviamente la administración pública federal habla de la derogación de los artículos 15-A al 15-D de la Ley Federal del Trabajo como un éxito rotundo, no obstante, la realidad es que los patrones que no tuvieron la capacidad administrativa de asumir sus nuevas obligaciones probablemente recurran a mecanismos informales o en el peor de los casos a cierres de los centros de trabajo.

Así mismo, esta materia será punta de lanza para inspecciones federales y ello arrojará algunos resultados que definitivamente serán interesantes y de obligado seguimiento. No sobra decir también, que en enero de 2022 el outsourcing deberá quedar erradicado de la administración pública… ya veremos.

Salarios Mínimos: Hemos sido testigos de una nueva política de recuperación del salario mínimo, no del todo positiva, me explico; no cabe duda de que los salarios mínimos en nuestro país debían dejar atrás esos incrementos del 3% o 5%, podíamos pensar en recuperaciones graduales, otorgando un 10%, 12%… ¿pero un 22%?, sin duda ese porcentaje golpeara a los pequeños y micro patrones, quienes a diferencia de las cúpulas empresariales, no fueron consultados para opinar acerca del tema y deberían serlo, ya que representan más de la mitad del empleo formal en nuestro país, en fin, solo durante el transcurso del 2022 podremos definir si fue del todo acertado.

Reforma Laboral: Definitivamente, el tema de mayor envergadura durante el 2022, ya hemos visto el nacimiento de las primeras dos etapas de transición en la impartición de Justicia Laboral de las Juntas de Conciliación a Juzgados Laborales dependientes del Poder Judicial en diversas entidades federativas, la segunda es muy joven para opinar al respecto, en la primera hemos visto casos de gran éxito como el Estado de México o Tabasco, aunque también hemos observado casos de verdadera preocupación.

El 2022 será el último año de espera para el resto de los estados, este grupo lo conforman aquellas entidades con mayor número de controversias laborales registradas, solo por mencionar algunas: Chihuahua, Jalisco, Nuevo León y desde luego la Ciudad de México, por lo cual será la etapa de mayor observación.

Por otra parte, hemos visto el funcionamiento de los primeros Centros de Conciliación y Registro Laboral, los cuales de igual forma, en la mayoría de los estados han demostrado un fuerte compromiso con el fortalecimiento de la conciliación como eje rector de la depuración de controversias laborales, lo que esta autoría no comprende es el motivo por el cual (al menos en jurisdicción federal), pretenden hacernos ver a los abogados postulantes como enemigos de la conciliación (detalle que dará de que hablar en 2022).

Incluso en el aspecto colectivo, los Centros de Conciliación ya han vivido sus primeros hechos históricos, dirimiendo controversias sindicales, votaciones transparentes y democráticas, incluso revocando directivas y otorgando registros, un gran reto a seguir de cerca el próximo año.

Estamos seguros de que viviremos hechos históricos en materia laboral en 2022, estos son sólo algunos de los que causarán primeras planas, estamos seguros.

  

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close