Opinión

Memoria fresca

El encuentro fue fortuito.

Para ser precisos, accidental.

Ambos, a pesar de que él era un hombre de mundo, nos vimos dominados por la turbación.

Hubo titubeos que se rompieron por la osadía de quien relata.

Ahora, en el presente, hay todavía Tácitos de la Canal?

Uf, exclamó sin guardar falsas posturas, sobran.

Con decirle, agregó, que no hay dónde guardarlos o cómo deshacerse de ellos.

Ambos, él y quien redacta, festejamos la exclamación de manera ruidosa. Festiva podría decirse.

Para contextualizar el diálogo imprevisto, diré que los comentarios derivan de un personaje de la novela La Silla del Águila donde Tácito es un personaje intrigante, abyecto, insidioso.

Y que quien hace gala de festiva referencia, es el autor de la fantasía: Don Carlos Fuentes.

El fortuito encuentro tiene lugar en los pasillos del restaurante El Cardenal de la familia Briz.

Mejor dicho, en uno de los restaurantes (situado frente a la Alameda) que la doctora Marcela, Tito y Chico operan con la misión de complacer a los comensales.

El encuentro no sólo es repentino, sino impensado.

Don Carlos, personaje de letras y de prosapia que nadie puede escatimar, es atento con quien lo intercepta y suelta a boca jarro la pregunta.

Creo, suelta de manera imprudente quien hoy redacta, que es la mejor de sus novelas.

Dicen que es la Región más transparente, Aura o Terra Nostra. Difiero, para mi es esta ficción política invadida de realidad.

Prudente el galardonado escritor, argumenta que es cuestión de gustos, de tiempos y de coincidencias.

Para justificar los comentarios, se puntualiza: Disculpe las interrogantes, pero soy periodista y lector de sus obras.

Ágil como está plasmado en sus testimonios literarios, Don Carlos Fuentes frunce el ceño y despojado de falsas modestias extiende sus brazos para postrarlos en los hombros de su interlocutor.

No necesita decirlo, le fluye con naturalidad el comentario, lo destila por todos ángulos desde los que se le vea.

Carlos Fuentes Macías nació en Panamá el 11 de noviembre de 1928 y nos abandonó el 15 de mayo de 2012 en el Distrito Federal. Justo hoy hace casi dos décadas.

Fue un escritor mexicano, uno de los más destacados de las letras hispanoamericanas. Autor novelas como La región más transparente, La muerte de Artemio Cruz, Aura, Cambio de piel y Terra nostra, y ensayos como La nueva novela hispanoamericana, Cervantes o la crítica de la lectura, El espejo enterrado, Geografía de la novela y La gran novela latinoamericana.

Galardonado con el Premio Rómulo Gallegos en 1977, el Cervantes en 1987 y el Príncipe de Asturias de las Letras en 1994. Fue nombrado gran oficial de la Legión de Honor en 2003 y en 2009 caballero gran cruz de la Orden de Isabel la Católica. Fue miembro honorario de la Academia Mexicana de la Lengua en agosto de 20014​ y doctor honoris causa por varias universidades, entre ellas Harvard, Cambridge y UNAM.

Hasta el día de su fallecimiento fue considerado la crítica literaria candidato para obtener el Premio Nobel de Literatura.

Carlos Fuentes Macías nació de padres mexicanos en Panamá, el 11 de noviembre de 1928. Su padre era diplomático. Llegó a México a los 16 años y entró al bachillerato en el Colegio México, se inició como periodista colaborador de la revista Hoy y obtuvo el primer lugar del concurso literario del Colegio Francés Morelos (hoy Centro Universitario México).

Se graduó en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México y en Economía en el Instituto de Altos Estudios Internacionales de Ginebra, pero su pasión fueron las letras y la literatura.

Curioso pero el maestro murió el Día del maestro.

En 1972 se convirtió en miembro de El Colegio Nacional: fue presentado por el poeta Octavio Paz y su discurso de ingreso se tituló “Palabras iniciales”. Nunca tuvo palabras finales.

Grata evocación de aquella imprevista y corta charla registrada en la primera década del siglo XXI.

Falta espacio para reseñar su trascedente vida en el ámbito de la intelectualidad, pero sobra tiempo para narrar sus aportaciones en la cultura universal.

Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Close
Back to top button
Close