En pie de lucha

Las tarjetas de la corrupción

En su afán por meter las manos en el proceso electoral de Nuevo León, donde su candidata Clara Luz Flores va relegada hasta el tercer lugar en las encuestas, el presidente Andrés Manuel López Obrador abrió la caja de Pandora que perjudica directamente a sus candidatos en la CDMX.

Y es que en seis mañaneras consecutivas, el presidente estuvo denunciando que el aspirante del PRI a NuevoLeón, Adrián de la Garza, ofrece una tarjeta de apoyo económico para las mujeres de la entidad, en caso de que lo apoyen para ganar la gubernatura.

Eso bastó para que el tabasqueño rompiera una más de sus promesas: la de no meter las manos en las elecciones, para lo cual incluso había firmado un acuerdo con los gobernadores del país, en un evento realizado en Palacio Nacional.

Desde sus mañaneras exigió que la Fiscalía General de la República, entidad autónoma, tomara cartas en el asunto y pusiera un alto al priista De la Garza. No pasó mucho tiempo para que ese órgano anunciara que había integrado una carpeta de investigación y la consignaría ante un juez.

Cegado por su odio hacia el aspirante nuevoleonés del PRI, López Obrador no reparó -o a lo mejor sí y no le importó- que también su candidata Clara Luz había ofrecido una tarjeta similar durante su campaña, por lo cual tendría que ser investigada también.

De pilón, la FGR dio a conocer que también investigaba al candidato del Movimiento Ciudadano del mismo estado, Samuel García, por el supuesto uso de dinero ilegal en su campaña, lo cual fue rechazado por la dirigencia naranja.

Y aquí hay dos hipótesis: una que lo que el presidente busca es desacreditar a todos los candidatos en Nuevo León -incluyendo la suya-, para que el proceso electoral del próximo 6 de junio sea anulado y las elecciones tengan que repetirse.

Eso le daría oportunidad de cambiar de candidata y tener otra oportunidad para que Morena se haga de esa importante entidad norteña, que le interesa muchísimo.

La otra hipótesis es que esta más interesado en armar un caso escandaloso lejos de la Ciudad de México, para que los capitalinos se olviden del trágico accidente de la Línea 12 del Metro, que dejó 26 muertos y más de 80 heridos.

Cualquiera de las dos cosas le dieron resultado, pues el país está metido de lleno en el tema de la compra de votos a cambio de tarjetas, que en el anuncio de que los primeros resultados de los peritajes del accidente estarán listos hasta después de las elecciones.

Claro, para que su partido no resulte afectado electoralmente, sobre todo en la capital del país, pues de lo contrario una de sus favoritas para sucederlo en 2024 -Claudia Sheinbaum- podría verse políticamente afectada.

Nadie le advirtió al tabasqueño que al exigir castigo a los candidatos que utilicen el uso de tarjetas, estaría apuntando directamente a cuando menos dos alcaldías donde gobierna Morena en la capital, y podrían verse afectados.

Al primera alcaldía es Miguel Hidalgo, donde en las pasadas elecciones Víctor Hugo Romo utilizó como gancho la tarjeta La Cumplidora, mediante la cual dispersó recursos públicos no sólo a pobladores de esa demarcación, sino que también financió a sus equipos territoriales.

Pero no conforme con ello, Romo esta ofreciendo esta vez la tarjeta violeta, mediante la que también ofrece recursos públicos a cambio de que la gente vote por él para reelegirse como alcalde de esa importante demarcación.

Si el presidente tiene deveras interés en que haya elecciones limpias y que las autoridades metan a la cárcel a todo aquél candidato que utilice tarjetas para la compra de votos, tendrá que pedir a la fiscal capitalina, Ernestina Godoy, que vaya sobre Romo.

Y si por pura casualidad Godoy se decide a actuar, tendría que ampliar sus acciones a la alcaldía Venustiano Carranza, donde la también morena Evelyn Parra se ha dado vuelo reglando tarjetas a diestra y siniestra.

Pero las de ella van mas allá de simples promesas, pues las que ha regalado pueden ser canjeadas en tiendas como Sanborns, e incluso en algunas pizzerías, lo cual no deja la menor duda sobre la comisión de un delito electoral.

Si las autoridades no la bajan de la contienda, esa alcaldía seguramente acabará en las oficinas de los tribunales electorales, que tendrían todos los elementos para anular la elección y ordenar un proceso extraordinario, en el que Morena podría perder.

Y es que en esa demarcación va avanzando muy fuerte la candidata de la alianza Va por México, Rocío Barrera, quien podría participar de nuevo en un extraordinario, cosa que no podría ocurrir con Parra, que tendría que estar ocupada en sus defensa legal para no ir a la cárcel.

Hay que recordar que Evelyn obtuvo la candidatura de Morena en Venustiano Carranza, luego de que su jefe político, Julio César Moreno, ofreció a Sheinbaum renunciar al PRD y desfondarlo en la capital, a cambio de que le dejara conservar la alcaldía por medio de alguien de su equipo.

Se decidió por Parra, que había llegado también por el sol azteca al Congreso de la Ciudad de México, donde los traicionó para declararse como diputada sin partido, y unirse extraoficialmente a la fracción de Morena.

Bueno, pues el teatro morenista se puede caer en la Ciudad de México, y todo por las ocurrencias presidenciales que salen de las mañaneras, y que a veces -como en esta ocasión-, le pegan a los de casa.

Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close