Editorial

AMLO a favor del outsourcing

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, señaló que en breve presentará una iniciativa presidencial para eliminar la figura del Outsourcing, lo que conlleva otorgar a los trabajadores que se encuentran en el esquema de subcontratación, la garantía y estabilidad laboral a través de servicios permanentes; y establecer a su vez un tabulador salarial y el incremento de sus ingresos que permita a los trabajadores y sus familias hacer frente a lo necesario económicamente para cubrir sus necesidades básicas.

Además podrán contar con la prestación de mayor importancia, que consiste en la Seguridad Social integral.

La Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) le otorga a esta iniciativa un crédito de importancia histórica para que, en automático, se eliminen los contratos laborales existentes por seis meses que sin duda son una argucia que trunca los alcances del movimiento sindical en favor de trabajadores mexicanos.

Por lo que quienes laboran en la iniciativa privada, deben tener la protección en su alta al Seguro Social, al Infonavit, así como a la Afore de su preferencia y en su caso los trabajadores que laboran en cada institución del sector público, corresponderá su protección en el sistema de seguridad social al darles de alta en el ISSSTE.

Al respecto, la titular de la Secretaria de Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján, dijo que en breve se presentará el contenido que integra la iniciativa que busca regular el Artículo 15 A, y será dado a conocer por el presidente de la República.

Alcalde Luján dijo que la iniciativa de reforma en materia de outsourcing obedece a que el “fenómeno persiste” y se tienen ubicado al menos a 2.9 millones de trabajadores que se encuentran en algún esquema ilegal.

En conferencia de prensa, la titular del Trabajo sostuvo que “una de las principales problemáticas, en materia de subcontratación, es que no se tiene la certidumbre de cuántas empresas subcontratan. Podemos tener estimados, tenemos que, cerca de cuatro millones y medio están en un esquema de subcontratación, que de estos, cerca de 2.9 millones estarían en un esquema de subcontratación ilegal.

Vale señalar que el Jefe del Ejecutivo indicó que la propuesta será “para que ese mecanismo desaparezca, o sea, va ser otro tema polémico, lo adelanto, como lo de los de los fideicomisos, pero tenemos que limpiar, no podemos ser cómplices de corrupción”, dijo en una de sus acostumbradas conferencias mañaneras.

Según el titular del Ejecutivo Federal, el outsourcing tiene como fundamento el ayudar a la iniciativa privada “para que no se dedicará a hacer trámites administrativos, para que pudiera tener un contrato con una empresa que les administrara los pagos a los trabajadores, el pago al Seguro Social, al Infonavit”. Pero lo que en realidad sucedió fue que los consorcios  “abusaron” de la figura, apunto el presidente.

La empresa de outsourcing está obligada a otorgar a esos trabajadores las prestaciones que establece la Ley Federal del Trabajo (LFT), y a pagar los impuestos respectivos, incluyendo las cuotas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y del Infonavit.

Las normas se trasgreden sí, efectivamente, una empresa contrata mediante outsourcing a trabajadores que hacen las labores preponderantes a las que se dedica la compañía. ¿Cuáles son estas normas?

La Ley Federal del Trabajo, el Código Fiscal de la Federación, y las Leyes del IMSS y del Infonavit.

Encubrir una relación laboral con actos jurídicos simulados para evitar el cumplimiento de obligaciones fiscales, laborales y/o de seguridad social está prohibido y sancionado por la LFT. El Código Fiscal de la Federación también prevé diversos castigos, incluyendo penas de prisión, para las personas que emitan comprobantes fiscales simulando actividades que en realidad no se llevaron a cabo.

Por ende, en vez de investigar y sancionar a las empresas que efectivamente no cumplen con la Ley, y que abusan de la figura del outsourcing, el presidente López Obrador pretende que esta opción desaparezca, a pesar de que no todas las compañías del país trasgreden las normas que ya existen al respecto.

Las empresas fantasma o fachada, y la facturación de operaciones simuladas, son otras conductas ilícitas que el gobierno ya considera como tipos de subcontratación ilegal.

Pero en los hechos no se trata de contrataciones a través de empresas de outsourcing, sino de conductas con las que se simula tener una empresa con trabajadores, cuando en realidad la compañía no existe.

Cabe aclarar que la reforma laboral, vigente desde el 1 de mayo de 2019, sólo modificó el modelo de justicia que prevalecía en México desde el siglo XX, pero el outsourcing no fue incluido, a pesar de que los legisladores de oposición a Morena insistieron en que esta figura también debía formar parte de esos cambios, que se realizaron para adecuar las normas laborales de nuestro país con el Anexo 23-A del Tratado de Libre de Comercio México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC).

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close