Investigaciones especiales

Heladio de la Rosa: en el SUTGCDMX, operación cicatriz

La función primordial de un Sindicato es organizar y mantener unidos a los trabajadores alrededor de las políticas y programas que permitan mejorar las condiciones de vida y de trabajo de todos sus integrantes

En las palabras de Heladio de la Rosa, no hay un doble discurso.

El coordinador general de la Coalición del Frente Democrático de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México y Alcaldías, es directo y preciso:

Nuestro Sindicato está destrozado. Despedazado, y creo que está prácticamente en una etapa de agonía. Es una manera drástica de valorarlo, pero urge revitalizarlo y revivirlo con dignidad.

¿Cómo?

Necesitamos aplicar una Operación Cicatriz. Donde la unidad, la transparencia, la rendición de cuentas, la legitimidad y la clase trabajadora sean el antídoto y el motor que mueva al SUTGCDMX. 

¿Pero se puede conseguirlo?

Por supuesto. Hay forma de rescatarlo. Tenemos los elementos principales que son los trabajadores. Debe ser la base quienes den sustento al Sindicato.  La organización sindical está en condiciones de enfrentar la adversidad en la que nos han sumergido los dirigentes que se han convertido en caciques.

Y añade:

Como todos sabemos, hay un directorio. Las elecciones internas fueron aplazadas por la pandemia, pero dejamos de estar a la deriva por la intervención de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), que preside Joel Ayala Almeida.

Esa elección, precisa de la Rosa Martínez, es la oportunidad para superar diferencias y tener como objetivo la mejora de condiciones de trabajo de nuestros compañeros.

Debe ser un ejercicio democrático, limpio, transparente, libre, con respeto. No puede ser pretexto para destrozarnos ni atacarnos. Es una oportunidad para dignificar un sindicato que representa a 106 mil trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México.

La intermediación de Joel Ayala es una acertada respuesta de carácter legal. Ha sido prudente y demuestra que busca no dejar desprotegidos a los trabajadores. El Directorio, conformado por 20 compañeros, dictará las nuevas reglas como establece la Reforma Laboral, para poder elegir al nuevo Presidente del Sindicato y al Comité Ejecutivo General.

Para el coordinador  general de la Coalición del Frente Democrático de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México y Alcaldías, la sana distancia entre funcionarios y dirigentes es valiosa y representa un punto de equilibrio para salvaguardar los derechos de los sindicalizados.

UNIDAD, EXIGENCIA INAPLAZABLE

Heladio de la Rosa especifica:

Primero que nada, necesitamos la unidad que exigen los trabajadores. Hace más de año y medio que el Sindicato del Gobierno está acéfalo. No tienen representación los trabajadores. La clase trabajadora  piden la unidad que  fortalezca el vínculo entre autoridad y sindicato. La unidad de los trabajadores con sus dirigentes para tener una buena interlocución con el Gobierno.

¿Qué características debe de tener ese nuevo dirigente del Sindicato?

El trabajador está esperando alguien que sea sensible ante las necesidades de la base, que dé respuesta a los reclamos de los trabajadores. Que sea sensible, responsable, con humildad en el trato con sus compañeros. Un trabajador que visualice todos los diferentes sectores que conforman la organización sindical. Que tenga como prioridad a los trabajadores de campo,  administrativos, del área médica, el área técnica y capaz.

Debe tener conciencia, honradez y experiencia, que son básicas en un dirigente.

Quien no tiene conciencia de cómo está la problemática en el mundo globalizado, no puede aspirar a ser dirigente de un sindicato modelo. El Sindicato del Gobierno tiene que ser un referente hacia los demás sindicatos, porque hay algunos que se quedaron inmóviles, están parados.

De la Rosa Martínez expresa que el Sindicato es una parte fundamental y primordial para con las autoridades. Finalmente el Sindicato del Apartado A o del Apartado B, son el vínculo con el Gobierno. Ambos tienen que coadyuvar y llevar a cabo una buena relación laboral para garantizar la gobernabilidad.

Se le pregunta: Hay dirigencias, no sólo del Sindicato Único de ustedes, sino otros Sindicatos, donde se ha visto que la ambición de los que se ostentan como líderes, los han corrompido.

Especifica: Se les olvida la parte fundamental, que es representar los intereses de los trabajadores, no los intereses personales. Tenemos que dividir el sindicato en dos grandes plataformas: sería la político laboral y la político sindical, que tenemos que diferenciar.

La política sindical es hacia el interior de la organización, de cómo se debe de manejar en la organización a través de sus estatutos, a través de las diferentes secciones sindicales que lo conforman y sobre todo poner orden y dictar una estrategia en donde nos permita avanzar y ser protagonistas en todos los aspectos. Tanto políticos, económicos, sociales y culturales.

En el aspecto de la política laboral, habría que ver primero que en el Sindicato del Gobierno de la Ciudad de México, tenemos unas condiciones generales de trabajo que no se han revisado desde 2003. Los trabajadores hemos perdido poder adquisitivo y si el trabajador no está debidamente representado, debidamente atendido con sus prestaciones mínimas o que de alguna manera marcan las presiones de trabajo, viene la inconformidad.

Y si el trabajador no protesta, entonces el Sindicato se queda quieto, inmóvil y lo que hace es distraerse en otras cosas, entre ellas corromperse. Empiezan por no transparentar las cosas. Hoy los trabajadores y las nuevas administraciones exigen la rendición de cuentas.

Los trabajadores tienen derecho a saber en dónde se depositan sus cuotas sindicales, en que se invierten, en que se gastan o en que se utilizan.

Por ejemplo en 2018, a los trabajadores del Gobierno de la Ciudad, concretamente los trabajadores de campo que utilizan equipo de seguridad y concretamente ropa de campo, no les dieron todo su vestuario. Pero el dinero si fue utilizado.

Añade que el capítulo 1,000 es muy dinámico. Porque se puede mover partidas presupuestales para donde la Administración y el Sindicato, anteriormente, lo determinen. Desafortunadamente lo hicieron de manera personalizada, no en favor de los trabajadores.

NADA DE SOMETIMIENTOS

El coordinador general de la Coalición del Frente Democrático de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México y Alcaldías, es claro en la exposición cuando refiere que los trabajadores de todas las secciones son el sustento para la gobernabilidad.

Aunque desafortunadamente hoy, desde que llega Juan Ayala a representar a los trabajadores como Presidente, se instaura una especie como de directriz u ordenamiento en donde los Secretarios Generales únicamente tienen que obedecer las instrucciones del Presidente del Sindicato a través del Gobierno.

Es ahí, indica, cuando se pierde la esencia, se pierde la gobernabilidad, se pierde el sentido de representación de los trabajadores y únicamente se concentra en 2 factores: Uno, Gobierno a través del Presidente del Sindicato y el Presidente del Sindicato, baja la información a los Secretarios Generales. Les ordena cómo deberán comportarse y la manera de presentar a sus compañeros, entonces la verdad es un acto de corrupción.

Argumenta: Los Secretarios Generales, los Presidentes del Sindicato, los líderes sindicales ¿se hacen charros, o nacen charros o ya vienen hechos charros?, Yo creo que aquí al líder charro, lo hacen.

Por eso es que el sindicato está despedazado, porque no hubo un liderazgo, actualmente no lo hay.

¿Pero este es un momento de agrupar, no?

Por supuesto, sin duda. Los trabajadores divididos, jamás podremos avanzar. Tenemos que reconstruir el Sindicato, tenemos que reconstruir como el Gobierno reconstruye el tejido social, en diferentes ámbitos políticos. Nosotros también tenemos que construir el tejido social de los trabajadores. Hay trabajadores que han perdido la confianza.

Anteriormente el trabajador sindicalista o el afiliado, traía la camiseta puesta, yo pertenezco a tal o cual organización y me pongo la camiseta. No la prenda, sino el sentido de responsabilidad, de pertenencia y de identidad.

Hoy lo han cambiado por un chalequito que trae las siglas del Sindicato, cuando de fondo, no lo sienten. No sienten ese sentido de responsabilidad para representar a los trabajadores. Yo creo que es lo que se necesita hoy, tener a alguien sensible ante todo lo que está pasando y sobretodo saber que con esto que estamos viviendo con la pandemia a nivel mundial, la situación económica va a quedar lastimada.

Hoy más que nunca debemos pensar en la unidad que exigen los trabajadores.

Tenemos que ser plurales, incluyentes, democráticos. Lo están pidiendo los trabajadores, es eso, la democracia, la democracia en la organización que es fundamental para sanear el concepto que tienen los trabajadores de un Sindicato.

Es lamentable que los trabajadores nos digan que el Sindicato no sirve para nada. Que únicamente sirve para cobrar cuotas, y no es así. Tenemos que cambiar esa mentalidad. Cómo, a través de acciones, a través de compromisos, y a través de actuar de manera inmediata para que el trabajador sienta que efectivamente es un aliado.

Que se vea que el Sindicato está para defender, representar y exigir los derechos plasmados en la Ley, en las Condiciones Generales del Trabajo. Hoy pareciera que en algunas dependencias de Gobierno, Alcaldías principalmente, los funcionarios públicos tienen la idea de que el trabajador es de su pertenencia, más no es un colaborador.

No podemos permitir ni soportar actitudes de sometimiento. El Gobierno se debe sensibilizar. Entender que el recurso humano, que lo componen los trabajadores de base, los de la estructura, somos aliados, no enemigos.

Existen funcionarios que nos ven como enemigos. El hecho de que nos digan te voy a reducir tu tiempo extra, te voy a quitar tus guardias. Por qué. De sobra sabemos que es violatorio. Está regulado, incluido en el capítulo 1000. Ya está presupuestado, eso obligaría a decir, bueno, hacia donde se va ese dinero.

CERO CONFRONTACIÓN

Durante la entrevista con RS Heladio de la Rosa Martínez deja establecido que el trabajador lo que menos quiere es escuchar confrontaciones. Está harto de antagonismos estériles.

Lo que hoy el trabajador espera, es unidad y armonía. Elementos esenciales porque cuando pase esta contingencia y se termine el Directorio que avaló el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje tras una prórroga, entraremos a un ejercicio democrático, que es la elección.

Independientemente de que existan inquietudes de varios grupos, es bueno para que los trabajadores vean y entiendan que hoy, más que nunca, es importante consolidar la unidad. La confrontación no nos llevaría a nada bueno, ni confrontarnos entre grupos, ni confrontarnos con la autoridad, ni confrontarnos con la FSTSE.

Urge, manifiesta de la Rosa, una Operación Cicatriz. Tenemos que hacerlo, porque somos los primeros responsables como trabajadores de volver a consolidar nuestra organización.

Estamos obligados a armar otra vez el rompecabezas. Es por nuestro bienestar y el de nuestras familias. Es nuestro patrimonio el que está en juego, por eso espero que quienes intervenimos este ejercicio democrático lo hagamos de manera consciente.

Sin duda habrá discrepancias por cuestión de propuestas, se vale. El trabajador tiene derecho a saber las diferentes propuestas que tengan que ventilarse, pero a través del diálogo, no de la violencia.

Espero, establece, que haya madurez de quien no consiga ser Presidente.

Sería lamentable, regresar al pasado. Finalmente el objetivo es que la organización sindical, esté dignamente representada y que la esencia sea la defensa de la base trabajadora.

El Sindicato, dice, es una institución política también. Y hay que ser institucional y maduro para ser incluyentes y sumar a todas las corrientes de expresión que hay al interior.

Representar a 106 mil trabajadores, es un honor. Por eso mi llamado es a que participen todos, que mediante el voto libre y secreto, contribuyan a darle personalidad jurídica a nuestra organización.

Mis compañeros, enfatiza el coordinador general de la Coalición del Frente Democrático de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México y Alcaldías, tienen en sus manos validar el ejercicio democrático con el cual podamos transformar los esquemas. Sería lamentable que por ausencia en las urnas tengamos que seguir en lo mismo.

El trabajador tiene memoria, no olvida fácilmente. Tuvimos un Presidente Interino que únicamente llegó a hacer cosas en favor de un grupo y le dio la espalda a la mayoría de los trabajadores.

Prácticamente usó al Sindicato para sus fines personales, entonces el trabajador quedó desilusionado. Hoy hay  nuevas generaciones. Pero también los que tienen más de 35, 40 años de antigüedad y les queda claro cómo era el anterior sindicalismo.

Por ejemplo existen 35,000 trabajadores de nómina 8, que hoy no son ni de base ni son sindicalizados y que fueron utilizados para un proyecto político de un partido (el PRD), hay que decirlo. Ahí los tienen arrumbados.

Son 35,000 trabajadores, que fueron la plataforma de Alejandra Barrales para la promoción del voto aquí en la Ciudad de México.

Oye, al margen de diferencias partidistas e ideológicas ¿cuál es el reto para Sindicato y autoridad en lo que resta de esta administración?

El reto más grande para el Sindicato, primero que nada es tratar de consolidar una sola fuerza. Tratar de consolidar una sola trayectoria y primero que nada, rescatar el sentido de la representación sindical. Que los trabajadores de verdad tomen conciencia y empiecen a ver que la organización sindical es una garantía a sus derechos laborales.

No se trata de estar por estar, ni el poder por el poder. Tampoco tratar de ser el número uno en el Sindicato. El reto del Gobierno, obviamente, sería ser un verdadero interlocutor entre los trabajadores a través del Sindicato y que al final, pues los trabajadores entiendan y sientan sobre todo esa parte. Que efectivamente haya una buena interlocución entre el Sindicato y la autoridad, pues al trabajador le va a ir bien.

Recordemos que los trabajadores estamos inmersos en todos los servicios que presta el Gobierno de la Ciudad para la sociedad. El día que el alumbrado público se reactive como debe de ser y que en la medida de lo posible, los insumos se le den a los trabajadores y que las calles de la Ciudad estén debidamente iluminadas, estaríamos un poco acabando con la delincuencia.

El día que los trabajadores de limpia tengan camiones ya mejor equipados, en otras condiciones, tendríamos una Ciudad más limpia. Son parte de los servicios urbanos que presta la Ciudad de México.

Por ejemplo en el Sistema Penitenciario, algunos trabajadores son sindicalizados. La mayoría no. Eso implica que vivan una situación de carácter laboral discriminatoria.

Heladio de la Rosa Martínez es un hombre de enorme vocación sindicalista. Argumenta: Mira, siempre hemos sido inquietos, creo que me asiste el derecho, la razón y sobre todo, pues los conocimientos para tener aspiraciones. Estoy consciente de mis aptitudes y mis debilidades.

He estado dentro del Sindicato del Gobierno en dos carteras. La Secretaría de Procesos Electorales y la Secretaría de la Coordinación de Condiciones Generales de Trabajo, precisamente donde se revisan las condiciones laborales.

Actualmente ¿Qué representación tienes?

Actualmente soy el coordinador general de la Coalición del Frente Democrático de los Trabajadores del Gobierno de la Ciudad, que precisamente nace para defensa de los trabajadores. Porque muchos trabajadores no son atendidos.

En la conclusión de la charla, Heladio asume:

A la Presidencia del SUTGDCMX debe llegar un líder, un dirigente, capaz, humano y que tenga en mente erradicar viejos vicios. Servir a los trabajadores, debe ser su meta. Los ambiciosos de poder, no están contemplados en esa figura.

Ver más

Notas Relacionadas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close