En pie de lucha

Si piensas vivir de tus rentas…

Si alguno de ustedes tiene pensando invertir en un departamentito o casa para alquiler, y después vivir de sus rentas, más vale que lo vayan pensando mejor, pues los diputados de Morena en la CDMX les están preparando una sorpresita.

Es más, si le prestan un cuartito, su depa de interés social o alguna casita que heredaron a un amigo o pariente, sin que tengan firmado un contrato de por medio, pues ya se amolaron porque no los podrán sacar.

A través de su llamada Ley Inquilinaria, la fracción de Morena en el Congreso de la Ciudad de México busca modificar el Código Civil en materia de arrendamiento, para proteger a los inquilinos morosos que no quieran pagar la renta.

Pretextando situaciones como la actual pandemia, los morenos quieren una nueva ley que impida a los dueños desalojar a sus inquilinos que no paguen, y obligarlos a renegociar las condiciones del contrato firmado para que no los echen.

Eso sin importar si la renta que los dueños cobran es su única forma de manutención, y que la falta de ella los deja en estado de indefensión… en una de esas hasta sin comer.

Los diputados pejistas dicen que el derecho a la vivienda es un derecho humano que debe ser garantizado a todas las personas y tienen razón, pero en todo caso es el gobierno y no los ciudadanos quienes deben garantizar ese derecho.

Imagínense que alguno de ustedes invierta los ahorritos de toda su vida en un departamentito o casita para cuando se retiren puedan vivir de sus rentas, y que llegue cualquier vivales a apoderarse de ella y la autoridad lo proteja.

O que en buena onda le presten el inmueble a un amigo, primo o hermano y después éste ya no se quisiera salir alegando que no tiene dónde irse ni cómo pagarles renta, y que además usted no le hizo firmar un contrato.

Para recuperar su propiedad, primero tendría que obligarlo a firmar un contrato y después iniciar un juicio civil para echarlo, con el costo que eso le acarrearía. Si por un milagro ganara el juicio vendría otro vía crucis.

Tendría que notificarle a su inquilino con dos meses de antelación que tiene que desalojar el inmueble. Obviamente usted no recibirá un solo centavo por rentas vencidas y menos alguna cantidad para reparar los daños que seguramente tendrá su vivienda.

Si después de tantas penurias usted logra recuperar su propiedad y le mete un buen dinero para restaurarla para volverla a rentar, pues es de lo que vive, viene otro problemita que estaría en la nueva ley.

Los diputados de Morena quieren que los contratos ya no sean obligatorios solamente por un año, sino por tres, y que en ese lapso el dueño no pueda aumentar la renta, así se haya disparado la inflación, y mucho menos exigir la desocupación de su propiedad.

Pero eso sí, si el inquilino decide dar por finalizado el contrato antes de tiempo, el dueño no podrá hacer uso del mes de depósito que recibió como garantía a posibles desperfectos causados a su propiedad, y ni a quién reclamar después.

Porque los morenos también quieren impedir que el arrendador exija a sus inquilinos la presentación de un aval con bienes inmuebles, por lo que quedará en absoluto estado de indefensión.

Así que si eres ahorrador, pagas sus impuestos e inviertes en una propiedad para que te genere una rentita mensual, puedes acabar siendo señalado como un abusivo, rapaz y sinvergüenza, porque lucras con la necesidad de vivienda de la gente que no tiene.

Los pejistas insisten en que si llega a pasar una emergencia, como un sismo, la pandemia de Covid-19 o lo que ellos consideren, entonces se puede entrar a un esquema en el cual los inquilinos que pierdan su capacidad de pago no puedan ser desalojados.

Dicen que su propuesta la basan en diversas peticiones de grupos de la sociedad civil, como el Movimiento Urbano Popular, por ejemplo, que es bien conocido por invadir propiedades y luego lucrar con ellas al venderlas a los más pobres.

Imagínense el manjar que esta les ofrecería a todos los grupos invasores, esos que acostumbran a apoderarse de casas y hasta edificios para hacerlos ilegalmente de su propiedad; con más razón lo harían sabiendo que nadie los podría echar.

Y como cereza del pastel, los ignorantes diputados de Morena quieren que en cuanto se apruebe esta ley, se aplique no solamente a los nuevos contratos, sino a los ya existentes, lo cual sería una violación constitucional.

Porque la propia Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos señala que ninguna ley podrá ser retroactiva: es decir, que afecte a acuerdos establecidos con anterioridad a la publicación de la misma.

Hasta ahorita sólo es una iniciativa presentada por Morena y falta que se discuta primero en comisiones y después aprobada por el pleno de Congreso de la Ciudad de México, pero ya está en el escritorio de los diputados.

Por eso hay que estar pendientes, pues en caso de que sea aprobada, la propiedad de quienes quieran ganarse una rentita estará en peligro inminente de que pueda perderse, y en lugar de convertirse en un solución, se convierta en un gran problema.

Esos son los diputados de la fuerza que dice querer transformar al país –a lo mejor en algo como Venezuela-, pero por ellos votó la mayoría, que seguramente estará de acuerdo en que en la CDMX puedan ocurrir este tipo de atracos.

Y conste que no solamente contra los grandes constructores que viven de sus rentas, sino contra los modestos trabajadores que ahorran toda su vida para comprar una vivienda y vivir con lo que obtengan de ella.

Todos ellos la pueden perder.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close