Investigaciones especiales

Reiniciar labores, un riesgo mortal

Ante la amenaza del reinicio de labores en la industria no esencial como la automotriz, aeroespacial y de armamentos, la clase trabajadora de dichos sectores y de algunos otros que conforman la cadena de suministros entre Estados Unidos, México y Canadá, estarían en riesgo de contagio mortal por Coronavirus, toda vez que se estaría llevando a cabo en el pico de la pandemia.

Dicha reapertura representa un mayor riesgo para los trabajadores mexicanos porque en nuestro país lo peor de la pandemia está por presentarse.

Y sin ser alarmista, estaríamos ante la disyuntiva de conocer los nombres y apellidos de quienes mandaron a la tumba a sus trabajadores al reabrir empresas no esenciales.

Sin embargo, el gobierno de los Estados Unidos ha presionado al gobierno mexicano para reabrir la industria estratégica de proveeduría como la automotriz, aeroespacial y de armamentos en México.

En la Unión Americana el regreso será gradual, a partir del 11 de mayo y a pesar de tener la más alta cifra de muertos (llevaba 77 mil, al momento de redactar estas líneas).

En México, en algunos estados fronterizos, existe la amenaza de la industria maquiladora no esencial de reiniciar labores en este mes de mayo, con la intención de salvar empresas y empleos, sin embargo, no son las entidades las que definen el regreso a laborar, sino el gobierno federal.

Caso concreto, el estado de Sonora, en donde el secretario de Salud de la entidad, Adolfo Enrique Clausen Iberri, acusó al líder de Index (la que aglutina a todas las maquiladoras de la entidad) de inconsciente e irresponsable por pretender reabrir maquilas, “porque implica contagiar a más gente y contagiar a más gente es abrir la puerta a más muertes”.

Un ejemplo de ello es tan solo Ciudad Juárez, donde han muerto 104 obreros de maquiladoras.

“Con todo el respeto y reconocimiento que merece esa importante industria y lo vital que es su participación en la economía de Sonora espero equivocarme y que nunca ocurra al decir que en lugar de abrir 180 plantas fueron 180 funerarias”, sentenció el funcionario de salud estatal.

Cabe señalar que algunos dirigentes sindicales en el país buscan el reinicio de actividades laborales, siempre y cuando se haga con protección adecuada para los trabajadores, advirtiendo que la pandemia podría durar dos años.

A distancia, se puede ver la desesperación en la iniciativa privada por la suspensión de actividades y la consecuente pérdida de ingresos es una bomba a punto de estallar en todo el país, pues a los grandes capitales se les unen la pequeño, micro y mediana empresa, vendedores ambulantes y la clase trabajadora que resiente los estragos de la cuarentena y el distanciamiento social.

ACELERAN REAPERTURA DE ACTIVIDADES

Presionados por senadores de Estados Unidos, autoridades mexicanas analizan la mecánica de reinicio de apertura de actividades económicas estratégicas en diversas regiones del país.

Por lo pronto, el gobierno federal anunció que la reapertura económica se daría el próximo 17 de mayo, con un “semáforo sanitario”. Tendrán luz verde las poblaciones y municipios libres de Covid-19 para el reinicio de actividades.

Se revisarán posibles fechas para el regreso a clases y la reactivación de la economía por medio del regreso escalonado en algunas áreas laborales.

Existe una solicitud de senadores estadounidenses al secretario de Estado de EU, Mike Pompeo, para urgir a México a definir cuáles son los negocios esenciales, para así evitar afectaciones en los procesos de producción.

ADVIERTEN SOBRE RIESGOS

Por su parte, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en voz de su director de Políticas Públicas, Javier Treviño, consideró que durante la reactivación gradual del campo laboral se tienen que ampliar las pruebas de detección del COVID-19 para contener nuevos brotes y proteger las fuentes de empleo, a fin de evitar que la crisis de liquidez se convierta en una crisis de solvencia económica.

El riesgo que se observa en un futuro cercano es que la crisis de liquidez que ahora presentan las empresas se convierta en una crisis de solvencia, advirtió durante su participación en la mesa redonda organizada por Tallentia.MX, “Futuro Laboral tras el COVID-19, ¿Oportunidad o desastre?”.

“Es una crisis que vino de fuera (el coronavirus) y la autoinflingida (el cierre de empresas y de la movilidad social), se tiene que ampliar el número de pruebas para contener la pandemia y para el momento de la reapertura proteger el empleo y las fuentes de ingreso. Tenemos dos caras de la misma moneda, empleo y empresas”, dijo.

Se pronunció por regresar a la actividad económica por sectores y regiones, y considerar a América del Norte y sus cadenas de valor para minimizar el costo de la reactivación gradual.

Javier Treviño expuso además que en este panorama se tiene que revisar la forma de funcionar tanto de la Secretaría del Trabajo como del Instituto Mexicano del Seguro Social, que más que inspecciones, tienen que realizar promociones, como revisar la subcontratación para identificar el reclutamiento, selección y entrenamiento de personal.

“Necesitamos fortalecer el diálogo social, el tripartismo entre empleados, gobierno, empresarios, sin visiones parciales, porque son incompletas”, puntualizó.

INCIERTO FUTURO LABORAL

En la revisión de los contratos laborales cambiarán las dinámicas y en lugar de revisiones multianuales deberán realizarse cada tres o cinco años, opinó Ricardo Landero, director jurídico en Landero y Asociados, al señalar que la reforma laboral debe considerar la dinámica social de los emplazamientos a huelga.

En su participación en la mesa redonda organizada por TallentiaMX “Futuro laboral tras el COVID-19. ¿Oportunidad o desastre?”, diversos expertos analizaron cómo será la reincorporación a las actividades productivas una vez superada la pandemia.

“Se tienen previstos tres escenarios, todo esto tenemos que analizarlo. El escenario 1 que habla de una caída y un regreso rápido. El 2 que indica caída y recuperación más lenta. Y el escenario 3, en el que se plantea una caída, una recuperación y un regreso a la pandemia en los días de invierno y otra caída”, explicó.

Consideró que “se debe socializar la realidad y ver a la fuente de empleo de manera conjunta, porque de otra manera nos quedaremos todos en la calle. Hacer un análisis integral de cómo se encuentra la situación de la empresa, estar muy preparados para abrirse a nuevas ideas”.

En tanto, la Organización Internacional del Trabajo, la OIT, advirtió que casi la mitad de la población mundial podría perder sus fuentes de sustento.

Según los últimos datos de la organización, la caída de las horas de trabajo en el segundo trimestre de 2020 podría superar con creces a la estimada anteriormente. Y sugieren que, “para que la recuperación sea efectiva y sostenible, también será decisiva la coordinación internacional de paquetes de medidas de estímulo y medidas de alivio de la deuda”.

“Para millones de trabajadores, la ausencia de ingresos equivale a ausencia de alimentos, de seguridad y de futuro. […] A medida que la pandemia y la crisis del empleo evolucionan, más acuciante se vuelve la necesidad de proteger a la población más vulnerable”, dijo Guy Ryder, Director General de la OIT.

Tan solo en México, antes de la crisis del Covid-19 y del petróleo, la economía mexicana ya caía abruptamente y los pronósticos son del peor año en un siglo, por las malas decisiones que se han tomado.

En el primer trimestre de este año el Producto Interno Bruto se desplomó (-) 2.4 por ciento con respecto a igual periodo del año anterior  y ligó cuatro trimestres a la baja, lo que no ocurría desde 2009.

Pero Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México quien fuera  propuesto para el cargo  por el presidente Andrés Manuel López Obrador manifestó que la caída puede llegar a doble dígito.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close