Investigaciones especiales

Personal médico del ISSTE, en tres frentes de batalla

En las últimas dos semanas en sus conferencias vespertinas, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, ha fustigado la conducta de aquellos ciudadanos que se han atrevido a agredir físicamente y verbalmente a enfermeras, enfermeros y médicos (de ambos sexos) por salir de trabajar de los hospitales con sus uniformes o llevar la bata blanca, con el argumento de esparcir el contagio del coronavirus. 

Sin embargo, el funcionario no se ha manifestado por “otras” formas de agresiones y que éstas se cometen por quienes deben velar por los trabajadores. Directores y funcionarios de los hospitales regionales en la Ciudad de México han sido señalados de vulnerar las condiciones labores de su personal.

Enfermeros y médicos, ellas y ellos, han tenido que suspender momentáneamente sus actividades para cerrar calles y avenidas como Félix Cuevas, en la alcaldía de Benito Juárez, ante la falta de equipo de protección para atender pacientes por el virus SARS-COV-2, causante de la pandemia mundial COVID-19.

Aunado a este reclamo han sumado el de que las directrices hospitalarias se niegan a otorgar estímulos un bono extraordinario a manera de incentivo al personal médico, paramédico y administrativo (del ISSSTE) que atienden directa en indirectamentea pacientes de coronavirus en las distintas unidades médicas de este instituto. 

Y más aún, al salir de cada turno los trabajadores reciben solamente una torta de jamón como por la jornada. 

“Los compañeros se han tenido que manifestar por la falta de insumos, como se ha visto en los medios de comunicación. Se exige protección tanto para evitar contagios como apoyos económicos”, cuenta Isabel, enfermera con especialidad cardiovascular  y quien presta sus servicio profesionales en el Hospital San Ángel Inn y colabora también para el Hospital 20 de Noviembre. 

Sobre el alimento dispuesto para los trabajadores de la Salud se señala a una mujer de nombre María Luisa González de haber sido vista llevándose la comida de los hospitales  y que afecta a los enfermeros y médicos si  que sea reprendida por esta conducta.

Sobre la circular del sindicato del ISSSTE, ésta fue dada a conocer el pasado 15 de abril y de lo cual tiene copia RS Sindical.

En el documento se establecen tres alcances a favor de quienes están en la primera línea de batalla para enfrentar la emergencia nacional en México: sacar adelante a las víctimas del letal virus de Wuhan, China.

“Vigencia del 16 de marzo de 2020 a la fecha que concluya la Emergencia. El beneficio es para todos los trabajadores y compañeros de intineratos, suplencia y guardias, cuyas funciones y actividades se relacionan con la atención de la contingencia por COVID-19 en las unidades médicas del Instituto destinadas para este fin y que no perciben compensación por riesgos profesionales”.

Como tercer punto se indica que “el personal que ya perciba la compensación por riesgos profesionales  (concepto 04 y artículo 73 de las Condiciones Generales de Trabajo) del 10 por ciento recibirán la diferencia que les permita llegar al 20 por ciento de su sueldo”.

El documento está firmado pr Luis Miguel Victoria, presidente del CEN del Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE (SNTISSSTE) y está dirigido a Luis Antonio Ramírez Pineda, director general del ISSSTE. 

En las protestas de los médicos y enfermeros se ha recriminado al director del 20 de Noviembre,  Alfredo Merino Rajme, quien ha replicado que es total e totalmente falso la denuncia por la falta de equipo de protección para personal del sector salud. 

“Tengo dotación de insumos de protección para el personal. El objetivo del Centro Médico Nacional es garantizar la protección de los trabajadores”, aseguró ha dicho Merino.

La pretensión del sindicato del ISSSTE es que los trabajadores que laboran con agentes infectocontagiosos o sustancias tóxicas volátiles, de conformidad con la Matriz Institucional de Riesgos Profesionales,  se les otorga una compensación por riesgos profesionales  (concepto 04), que va de un de 10 a 20 por ciento de su sueldo, por lo que se considera que, en igualdad de circunstancias que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ante la emergencia sanitaria, se otorgue un bono extraordinario a manera de incentivo.

Viven  por honorarios

De acuerdo con cifras del sector salud, al menos 87 mil trabajadores están contratados bajo el régimen de honorarios, sin gozar de prestaciones de ley como la seguridad social y el fondo de pensiones, entre otras.

El personal tiene contacto de manera directa con los pacientes infectados por el coronavirus, lo que los pone en riesgo de transmisión si no cuentan con el equipo de protección necesario y adecuado.

En el sector público de salud  laboran miles de trabajadores, distribuidos de la siguiente manera 69 mil 896 médicos(as) generales y familiares; 94 mil 603 médicos(as) especialistas; 10 mil odontólogos(as); 26 mil 066 residentes; 144 mil 784 enfermeras(os) generales; 36,602 enfermeras(os) especialistas; 104 mil 853 auxiliares de enfermería, entre otros como: laboratoristas, personal de intendencia, de mantenimiento, camilleros, paramédicos y choferes de ambulancia.

A principios de este mes se exhibió una encuesta realizada a 400 trabajadores sanitarios por la Asociación Mexicana de Médicos Residentes en la qur se indica que ocho de cada 10 no tienen mascarillas N95, las recomendadas para personal médico. Más de la mitad no tenía gafas protectoras y alrededor del 30% no tenía máscaras de acrílico.

De acuerdo a estimaciones del Programa Universitario de Investigación en Salud, México enfrenta la emergencia con alrededor de 3 mil camas de terapia intensiva equipadas con respiradores artificiales, pero para una población de 120 millones de habitantes, es necesario contar con al menos 20 mil camas de terapia intensiva para asistir a enfermos que van a requerir oxígeno, cifra que  permitiría atender a las 17 mil 500 personas que van a necesitar hospitalización si se contagian del coronavirus.

Para el diputado morenista y  médico de Guerrero,  Martín Huerta, Joel Ayala Almeida, líder de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado  (FSTSE), debe ponerse a trabajar en favor de,os médicos y evitar que tinte políticos empañen la labor de los médicos en favor de los pacientes por el virus SARS-COV-2 Entrevistado desde Guerrero el secretario de la Comisión de Salud en San Lázaro admitió que hay muchas carencias en el sector, pero también reprocha que algunas fuerzas políticas aprovechen la emergencia sanitaria para no ayudar y sólo golpetear los esfuerzos del actual gobierno. 

“El cartel de la bata blanca continúa con sus acciones de lucrar con los recursos de la salud. Antes los presupuestos para este sector se ocupaban para campañas políticas.  Joel Ayala, que es un economista y profesional debe ponerse a trabajar y no permitir las mañas antiguas”, dijo el legislador de Morena.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close