Con la puerta abierta

Alguien miente

Nadie que se encuentre inmerso en la política mexicana, podría reducir la enorme figura que significa Porfirio Muñoz Ledo.

Pero, también, sería inútil querer ocultar que es el ave de las tempestades.

Un personaje controvertido, polémico y que suele dar material suficiente para entender que rápidamente viaja del cielo a los infiernos.

Es evidente su inteligencia, que tiene grandes recursos oratorios, unan inmensa cultura, una inteligencia magistral y una mente privilegiada.

Sus dotes de tribuno, en donde hace gala de metáforas y contenidos que no tienen desperdicio, son elocuentes.

Sin embargo, se obstina en hacer públicos sus deméritos.

Ostenta, sin pudor alguno, soberbia y altanería que lo colocan en la cúspide de los repudios.

Es hombre del sistema, cualquiera que sea su signo ideológico, al que suele servir sin limitaciones.

Aunque además tiene etiqueta de un ser humano que se consume en los excesos.

De suyo, las limitaciones no forman parte de su ser.

Algo le ha faltado para incursionar en el renglón de los Estadistas.

Ha sido promotor, y autor, de grandes reformas que podrían situarlo en un estadio de privilegio.

Pasada la tormenta que generó en la Cámara de Diputados con sus ambiciones o instrucciones de reelegirse en la mesa directiva, tuvo la oportunidad de cancelar el estigma de la ambición.

No obstante, al conceder una entrevista a la revista Proceso, puso en evidencia que los movimientos y las decisiones se dieron al más puro estilo que domina: el sometimiento.

Porfirio surgió en el terreno relevante, durante el sexenio de Luís Echeverría Álvarez. Cuando fue autor y ejecutor de un fraude electoral que lo ha perseguido en su vida.

Fue el operador de un despojo electoral gigantesco. Cumplía instrucciones presidenciales tal y como lo hizo ahora para hacerse a un lado. No fue una decisión personal que lo hubiera engrandecido.

Queda de manifiesto que, teléfono de por medio, fue sometido. Habló con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y con el titular del Poder Ejecutivo.

Todos hacen creer que Muñoz Ledo tomó una decisión para demostrar sus principios democráticos. Ahora por voz propia, hace evidente que lo obligaron, que lo doblegaron.

Rondan voces y versiones de que fue la aplicación de acuerdos y principios de legalidad, pero alguien miente. Porque en el proceso de renovación de la mesa directiva en San Lázaro, hubo imposiciones de las que se creían desterradas.

A pesar de la verborrea oficial, todo sigue igual. Las intimidaciones y las amenazas siguen siendo eficientes para domesticar.

A pesar de las promesas, está visto que los viejos métodos han sido embalsamados para tenerlos siempre presentes.

CERRADURAS Y CANDADOS

Martí Batres Guadarrama tendrá que enfrentarse a una nueva vida. Ya no disfruta del manto protector que alimentaba su protagonismo. Tendrá que decidir entre la disciplina, para recibir órdenes de su enemigo, o refugiarse en la oscuridad…José Manuel Mireles, doctor que no pudo curar la epidemia de las autodefensas, es subdelegado del ISSSTE en el estado de Michoacán pero quiere sentirse insurgente. Está adscrito y vive del presupuesto. Pero eso no le da inmunidad para humillar y sobajar a las derechohabientes…Cuitláhuac García Jiménez es sinónimo de incompetencia. Haberlo cobijado para hacerlo gobernador del estado de Veracruz, fue un error garrafal. Lo del mal actuar y ser protagonista de ingobernabilidad puede tolerarse, pero su abulia que se traduce en luto para cientos de familias es imperdonable. El cinismo que demuestra, no es suficiente para que su mecenas lo lleve de la mano…Han pasado diez meses entre las quejas y el lamento. Las acusaciones en contra de lo que se hizo en el pasado, son la cantaleta del día con día. Todo estuvo mal, los neoliberales se excedieron y en cada intervención son señalados de manera recurrente. Perfecto, son culpables. Ahora sería bueno escuchar cuáles son las nuevas acciones, las nuevas obras. Que se sepa, no hay infraestructura que eleve la calidad de vida de los mexicanos. La catarata de acusaciones es el mismo slogan y los argumentos que dan popularidad, pero no la solución. Esos ataques diarios ilustran, pero no resuelven. Por cierto ¿de cuánto es el gasto que genera el avión que ya fue vendido pero que nadie ha comprado?

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close