Investigaciones especiales

Policías quieren sindicato para proteger sus derechos

La Constitución deja a la interpretación la legalidad para que los policías se organicen en grupos sindicales; sin embargo, los amparos abren la puerta a esta posibilidad. 

A principios de este año, seis policías municipales fueron ejecutados en Tamaulipas y el gobierno no ayudó a las familias ni siquiera con los gastos del funeral, a pesar de que muchas de ellas vivían al día, con los sueldos de los hombres que acribillaron.

En Tabasco, hace unos meses un policía estatal tuvo que acudir a un curso de capacitación, a pesar de que estaba en la fase terminal de cáncer. No podía faltar porque era un requisito de su agrupamiento; además, no contaba con incapacidades o servicio médico que le dispensará su participación en el curso.

Te puede interesar: Nuevos sindicatos tendrán toma de nota en 3 meses

Los elementos de seguridad del sur del país son los que viven en peores condiciones laborales, con sueldos de 2 mil 500 pesos mensuales, sin prestaciones, programas de retiro o acceso a servicios de salud.

Ante las malas condiciones en que viven los policías y lo arriesgado de su profesión, los elementos de seguridad están buscando la creación de un sindicato que preserve y garantice sus derechos laborales.

Rodolfo Basurto, expolicía de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México y administrador policial, explica que desde hace unos años han estado trabajando para conformar un organismo que los defienda.

“Estamos organizados en la Unión Nacional de Policías, somos 200 personas en todo el país y vamos sumando más todos los días. Ya tuvimos asambleas con los policías del Estado de México, Tabasco, Michoacán y estaremos en Baja California. Hemos visto que hay interés en el proyecto y estamos dejando un coordinador municipal y estatal que trabaje en el proyecto para sumar más gente”, dice Basurto en entrevista con RS.

También puedes leer: Reforma laboral permitirá la aparición de nuevos líderes y centrales obreras

Éste no es el primer intento de los policías por conformar un sindicato, desde hace décadas los elementos de seguridad han buscado conformar organismos de defensa laboral en el país sin éxito, por lo que ya hay quienes dejaron de creer en esta posibilidad.

Una nueva oportunidad

El último intento de los policías por conformar un sindicato fue en 2016 en Tlaxcala. Ese año, los policías acusaron de inconstitucional la Ley de Seguridad Pública del estado por no permitir la libre asociación sindical, pero sobre todo por despedir de su empleo a cualquier policía que quiera conformar una organización de trabajadores.

Pese a los argumentos presentados por los abogados, los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) apoyaron y validaron la ley de Tlaxcala, desechando el proyecto del ministro José Ramón Cossío, quien propuso declarar inconstitucional la fracción donde se aprueba la remoción de los elementos por defender sus derechos laborales.

“Me parece que éstas son personas que laboran para el Estado y mantienen con el Estado una relación laboral; creo que el entendimiento que debemos tener de los derechos humanos de las personas que trabajan es, precisamente, el de que tienen derechos laborales”, argumentó Cossío en aquel momento.

Te puede interesar: Se gesta sindicato obrero 20/32

Sin embargo, el resto de los ministros se pronunció en contra del proyecto, con la justificación de que la Constitución Mexicana impide a los cuerpos policíacos formar sindicatos.

Y es cierto. El artículo 123 apartado B fracción 13 establece que los militares, marinos, personal del servicio exterior, agentes del Ministerio Público, peritos y los miembros de las instituciones policiales, se regirán por sus propias leyes.

Sin embargo, las leyes que rigen a los policías señalan que éstos son empleados de confianza y son responsables de la seguridad pública nacional, por lo que no pueden conformar sindicatos o serán sancionados, como lo establece la legislación en Tlaxcala.

“La Constitución dice que está prohibido y la interpretación de la Corte es que no pueden, pero de acuerdo al Convenio 87 de la OIT no hay distingos, hablamos de los trabajadores en general y el convenio da la libertad para poder constituir un sindicato”, explica Alejandro Velázquez, abogado especialista en materia laboral.

Para el especialista en leyes, las autoridades no deben juzgar si los trabajadores son de confianza o de base, ya que eso es un tema administrativo y no jurisdiccional, por lo que no existe un conflicto. Y al no haber conflicto, los policías pueden organizarse y registrarse como sindicato.

También puedes leer: Total libertad de sindicalización: Alejandro Velázquez

Aunque la conformación ya se ha intentado en otras ocasiones, sin éxito, Velázquez explica que esta nueva organización tiene que demandar su derecho a la organización sindical ante los Juzgados de Distrito y ante la Suprema Corte de Justicia, a través de un amparo.

“Si lo hacen así, sí se podría manejar. Sería un proceso largo, pero sí lo lograrían”, asegura el abogado.

El problema, revela Basurto, es que la organización que encabeza apenas está adquiriendo los conocimientos y la asesoría necesaria para conformar su sindicato. El expolicía admitió que hay temas legales que aún desconocen cómo abordar, tal es el caso de los amparos ante la Suprema Corte.

“Contactamos a la Unión Nacional de Trabajadores y ya nos aceptaron como grupo afiliado, Nos están asesorando y ya nos contacto con otros organismos en el extranjero, que son casos de éxito”, dice Basurto.

Entre estos grupos está la Confederación Europea de Policías (EuroCop por su nombre en inglés), una asociación que agrupa a 35 sindicatos del continente. Entre ellos se encuentran las policías de República Checa, Bélgica, Finlandia, Gibraltar, Irlanda e Italia, entre otras.

Además, están estableciendo relaciones con los organismos en Perú, Costa Rica, Uruguay y Argentina, que tienen más similitudes con la policía mexicana, a decir de Basurto. Y en el caso de la policía de Nueva York, también quieren conocer su trabajo, ya que son un modelo a nivel internacional.

“Queremos que nos cuenten sobre sus sindicatos, sobre sus logros y que nos apoyen en la conformación del nuestro”, asegura Basurto.

Para ello, en noviembre de este año se realizará el primer congreso sobre sindicatos de policías, en el que esperan que participen algunos de estos grupos y compartan sus experiencias, tanto en la conformación como en la defensa de sus derechos.

Siguientes pasos para atender problemas

Una vez que logren la asesoría necesaria y conformen un grupo nacional, los miembros de la Unión Nacional de Policías planean acudir a las instancias correspondientes para pelear por el derecho a la sindicalización, que se reconoce en la Organización Internacional del Trabajo y los convenios que México ha firmado con esta dependencia de la ONU.

“Sabíamos que en el antiguo régimen no se iba a poder. El problema es que este gobierno tampoco ha dado respuestas a nuestras demandas”, afirma Basurto.

Te puede interesar: Morena y PT agitan el ámbito laboral, denuncian líderes sindicales

Los integrantes de la Unión ya entregaron dos documentos a la Oficialía de Partes de la Presidencia de la República para pedir que apoyen su causa. Pero hasta el momento no han recibido respuesta de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, los dirigentes de esta Unión no dejan de insistir en el tema, pues aseguran que quieren dignificar a la policía mexicana.

Análisis de la asociación civil, Causa en Común, señala que uno de los principales problemas de los policías es que trabajan en jornadas de hasta 24 horas o más. Su estudio a las policías del país reveló que 34% de los cuerpos policíacos trabajan en turnos de 24×24.

La situación se agrava porque solo 8% de los encuestados para el análisis dijo salir a tiempo de su jornada para poder ir a descansar; el resto debe trabajar más horas de las previstas, por decisión de sus jefes.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) indica que que en México los policías laboran al menos 70 horas semanales, es decir, 27 horas más que el resto de los trabajadores, que dedican 43 horas a la semana a su empleo.

Las largas jornadas de trabajo son el principal factor que detona otros problemas, como la irritabilidad y por lo tanto cometan faltas por uso inapropiado de la fuerza, sean propensos a tener más accidentes, tengan problemas para interactuar con los ciudadanos y aumentan las probabilidades de morir en el cumplimiento de su deber.

También puedes leer: Reforma laboral de AMLO plantea transformación en cinco puntos

Por otro lado, las malas condiciones laborales desencadenan padecimientos como insomnio, cansancio, depresión, gastritis y estrés. Si la situación no se atiende, la mala salud del policía puede derivar en trastornos mentales, que pocas veces son atendidos de forma correcta.

Todos estos problemas de salud afectan el desempeño de los policías dentro de las corporaciones, y por lo tanto, ponen en riesgo la seguridad pública del país.

Basurto asegura que dentro de las corporaciones son conscientes de estos problemas, pero nadie se encarga de darles atención.

Por otro lado, los sindicatos también buscan garantizar otras prestaciones. Por ejemplo, remuneraciones económicas a las familias de los policías que mueran en cumplimiento de su deber; acceso a capacitación en conjunto con la Universidad Policial, así como asesoría legal para los compañeros que lo requieran.

“Sabemos que los policías tenemos mala fama. Sabemos que los sindicatos también tienen mala fama. Pero queremos trabajar para cambiar esa imagen que tienen de nosotros a través de un sindicato. Estamos seguros que podremos mejorar nuestra imagen”, dice Rodolfo Basurto.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close