En pie de lucha

¿Trabajar 16 horas al día?

Hace poco volvió a circular en redes sociales un video donde el presidente Andrés Manuel López Obrador, con los ojos inyectados y la voz alterada, critica lo que él llama la poca disposición al trabajo de los empleados del gobierno.

Les dice -eso sí “con todo respeto”- que tienen que trabajar 16 horas al día y dejar de hacerse tontos, pues asegura que la mayoría llega a las 10:00 horas a leer el periódico; sale a comer de dos a cinco, luego el cafecito, y a las 19:00 horas se van.

Te puede interesar: AMLO pide a burócratas laborar hasta en domingo; FSTSE dice solo los de confianza

“Eso sí, los fines de semana ni un golpe extra”, critica el presidente y dice que eso no se vale.

Si lo que propone el tabasqueño se cumpliera, los burócratas tendrían que entrar a trabajar a las 06:00 de la mañana y salir a las 22:00 horas todos los días, más los tiempos de traslados a sus hogares y al trabajo, dormirían unas cuatro o cinco horas, si bien les va.

¿Qué significaría esto?

En primer lugar, quienes son madres de familia y tuvieran la necesidad de llevar a sus hijos a la escuela, atenderlos y educarlos, ni de chiste podrían; es más, prácticamente tendrían que dejar de verlos.

Quienes son casadas, pues a despedirse también del marido, que ni modo que las esté esperando con el ojo pelón hasta que salgan del trabajo; eso si en el camino no sufren alguna agresión por andar a altas horas de la noche.

También puedes leer: No nos provoquen, hay peligro de radicalismo: FSTSE

Para los empleados hombres, significaría en los hechos perder a sus familias, pues ni sus esposas ni sus hijos podrían verlos, y seguramente el único día de fin de semana de descanso estarán tan molidos, que lo único que se les antojaría sería dormir.

Los burócratas -sobre todo las mujeres que sean madres- tendrían que ganar muy bien para poder pagar quién les haga el aseo de la casa, la comida, les lave, les planche, les cuide a los niños y los eduque.

Los sueldos bajaron; las estancias infantiles desaparecieron y el presupuesto para la salud fue recortado, por lo que en verdad se las verían más que negras los trabajadores del gobierno.

Tanto, que seguramente buscarían otra opción.

Eso sin contar con la desintegración del tejido social, pues familias se romperían y seguramente muchos de los niños, sin la guía de los jefes de familia -cualquiera de los dos-, estarían en riesgo de caer en “malos pasos”.

Por estas y muchísimas razones más es que el reclamo, que quiso ser propuesta, de López Obrador, es una verdadera locura, sin pies ni cabeza.

Te puede interesar: Burócratas están molestos con Hacienda por no liberar recursos

Lejos de procurar el bienestar de los trabajadores que sirven al gobierno, los denigra y los pone como ejemplo de lo que -según él- no debe hacer un empleado público.

Qué contradicción tan grande que por un lado exija a los burócratas trabajar 16 horas al día y hasta los sábados, y por el otro recorte el presupuesto de las áreas vitales del gobierno para darle dinero a los “ninis”, que ni trabajan ni estudian.

El tabasqueño tiene la arcaica idea de que la productividad se mide en “horas nalga”; es decir, en el tiempo en que los trabajadores pasen sentados en una silla, aunque no hagan gran cosa.

No, la productividad se mide por objetivos claros y para ello hay en la actualidad muchos sistemas; es más, entre menos tiempo esté la gente en las oficinas mejor, porque eso querría decir que son eficientes.

Aunado a esa agresión a los trabajadores que sirven al gobierno, está la de prescindir de miles de ellos, que sin más ni más fueron echados a la calle por instrucciones del Gobierno de la 4-T, a fin de ahorrar recursos.

Las dependencias gubernamentales mochan nóminas sin analizar si afectan o no el servicio; simplemente cumplen con la cuota que les marcan y lo demás no importa. Qué comerá mañana la gente, pues ese será su problema.

Dejar a los trabajadores sin su forma de sustento no es tan simple, pues va implícita la necesidad de seguir llevando el sustento a casa y para eso hay varias vías; no todas precisamente legales.

También puedes leer: No hay recursos suficientes y el ISSSTE quebrará en julio próximo

Quienes no sean malnacidos, buscarán la forma de ganarse la vida honradamente, montando algún changarro en sus viviendas o ingresando a la economía informal, por ejemplo.

Pero quien no quiera eso podría optar por el camino del mal y las tentaciones para delinquir están a la vuelta de la esquina, lo cual seguramente agravaría los de por sí gravísimos problemas de inseguridad en las calles.

Por eso es que esta propuesta presidencial no debe verse como una más de sus ocurrencias, sino como una amenaza latente en contra de la sociedad, porque afectaría directamente a las familias más pobres y al entorno ciudadano.

Lo paradójico del asunto es la inmensa mayoría de los que hoy son afectados votaron por López Obrador y sus candidatos a diversos puestos de elección popular, con la esperanza de un mejor futuro; les está resultando peor.

Cada vez son más los arrepentidos de haber confiado en las falsas promesas del tabasqueño, que lo único que sí ha cumplido de sus temas de campaña fue bajarse el suelo, que por cierto no necesita, pues todo le paga el Estado, y cancelar el aeropuerto.

Por lo demás, ni la gasolina, ni la inseguridad, ni los crímenes, ni la delincuencia ha bajado; al contrario, México vive la peor violencia de toda su historia, y todo por la inacción de un gobierno que para todo pone el pretexto del pasado.

Te puede interesar: Burócratas recibirán vales de fin de año por 15,100 pesos

Quienes estén dispuesto a trabajar 16 horas diarias de lunes a sábado, como exige el tabasqueño, pues tendrán la oportunidad de refrendarle su apoyo en las urnas durante las elecciones de 2021.

Quienes se hayan arrepentido y crean que no les ha cumplido lo que les prometió, tendrán también la oportunidad de pedirle que deje la Presidencia de la República, además de castigar a los candidatos de Morena para que no conserven la mayoría en las cámaras.

Independientemente de esto, ¿en serio las personas pueden trabajar 16 horas diarias?

¿En algún gobierno del mundo se da esto?

¿Es más, entre la burocracia alguien estaría dispuesto a hacerlo por el salario que recibe?

A lo mejor hay quienes sí…

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close