Con la puerta abierta

Ideólogos y Baluartes

Caja de resonancia, la Cámara de Diputados vive momentos de vergüenza nacional.

En ese escenario donde deben establecerse tareas legislativas que marcan el rumbo de la Nación, acontecen hechos escandalosos que provocan el sonrojo de la verdadera clase política.

Uno reciente: el diputado Sergio Mayer anunció que el 30 de abril se presentaría la Banda El Recodo en la Cámara de Diputados de San Lázaro.

En un acto de congruencia y de dignidad, Porfirio Muñoz Ledo canceló esa presentación.

Te puede interesar: Actores demandan prestaciones laborales

El presidente de la Mesa Directiva de San Lázaro, emitió un comunicado compartido en sus redes sociales indicó que la presentación de la agrupación musical va contra los artículos 25 y 27 del Reglamento de la Cámara de Diputados, pues los espacios están pensados para tareas meramente legislativas.

El show organizado por el comediante y diputado de Morena Sergio Mayer, en el que prevalece su exquisitez y su glamour, le generó indignación a un político que conoce la forma y el fondo.

Hombre de reconocido talento y que ha desempeñado cargos relevantes como embajador, secretario de Estado y presidente de dos partidos políticos, Muñoz Ledo impuso la cordura.

Hábil en el contexto político, hombre de ideas y de tesis políticas trascendentes, Porfirio desecho la ocurrencia de un protagonista de telenovelas y de eventos de lindeza.

Con la torpeza que le caracteriza, Mayer argumentó que el espacio solicitado y autorizado para el 30 de abril correspondía “exclusivamente para una muestra gastronómica de productos relacionados con actividades de pesca y acuacultura”.

También puedes leer: Diputados consienten a sus trabajadores sindicalizados

Omitió decir que en el chacoteo con el cantante del Recodo, conocido como Mimoso, se comprometió a llevar la fiesta en todo su esplendor. Capricho desechado.

DESAFUERO

En otra acción que tiene una alta trascendencia, el Jurado de Procedencia de la Cámara de Diputados desaforó a su legislador Cipriano Charrez Pedraza para que se presente ante los tribunales judiciales y responda por homicidio culposo, omisión de auxilio y daños en propiedad ajena, hechos trágicos ocurridos en octubre pasado en Hidalgo.

Los números no mienten: El Pleno votó 347 a favor, 35 en contra y 53 abstenciones por retirar la inmunidad al diputado de Morena.

Quedan sujeto a jurisdicción de tribunales competentes.

Al hacer uso de la tribuna, Charrez Pedraza calificó su persecución ligada a intereses políticos y económicos.

Te puede interesar: Sindicatos y la nueva Reforma Laboral

Pero está acusado de homicidio culposo. Fue acusado por un accidente automovilístico en octubre pasado por homicidio culposo y daño en propiedad ajena.

Por cierto que en un alarde de cinismo, Charrez Pedraza se presentó al recinto legislativo con una guayabera blanca con mangas cortas, con barba de candado y lentes.

Y a propósito de mártires de la democracia, los diputados Benjamín Robles Montoya y Gerardo Fernández Noroña prefirieron hacer turismo legislativo en tanto se discutía reformas de enorme importancia.

Conscientes de que debían estar presentes en la discusión y votación de temas relevantes, agarraron como pretexto viajar para ser parte de acuerdos carentes de importancia.

Viajar con recursos de la Cámara de Diputados, opción que no cumplen con recursos de sus propios ingresos, se fueron al extranjero sin importarles lo que aquí se discutía.

Robles Montoya es el mismo que sembró a uno de sus colaboradores en una de las conferencias mañaneras de López obrador para denostar al periodista Jorge Ramos.

El tipejo que se ostentó como periodista (habría que ver qué publicaciones ha hecho) sirvió no sólo de comparsa, sino de tapete para que se diera un ataque más en contra  un comunicador conocido en el contexto internacional.

El farsante de marras pudo, al fin, figurar una vez en su mediocre vida ante micrófonos y cámaras de diversos medios informativos que cubren las actividades presidenciales.

Es fácilmente comprobable identificar que cobra en la nómina el diputado que se dice originario de Matías Romero, pero que en realidad nació en el Distrito Federal.

Eso y más veremos a lo largo del tiempo, mequetrefes que son capaces de investirse con ropajes que no sólo les quedan grandes, sino que están lejanos a su mediocridad. 

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close