Con la puerta abierta

“Los Chuchos” pasan a ser historia

La ola de rumores que circulan para validar mentiras, son producto de inestables emocionales.

Personas carentes de credibilidad y de sentido común, que buscan imponer  patrañas cuyo sustento es la búsqueda de fragilidades que entorpezcan la vida nacional.

Desequilibrar un proceso electoral, que por cierto tiene altísimos costos económicos en claro perjuicio para todos, es la meta.

Miles de millones de pesos (cifra incalculable) que se esparce en salarios para empleados, consejeros, oficinas, materiales, transporte, insumos, alimentación, ropa, boletas, cursos de capacitación y un sinfín de gastos.

Pareciera que quienes buscan descarrilar el aparato electoral, no tienen conciencia de lo que significa para una Nación generar un gasto que pudiera orientarse a programas educativos, de salud o bienestar social.

Llenos de falsedades, sobran los mensajes que denigran la voluntad mayoritaria.Esos constructores de farsas y falacias, pretenden convencer y para ello toman como argumento el engaño.

Juran y perjuran tener información de primera mano, para sustentar las ideas producidas por mentes enfermas.Se devanan los sesos con argucias que solamente los embusteros usan para transitar por las amplias carreteras de la calumnia.

Enfocan ataques sin razón y carentes de sentido, con la única esperanza de que el próximo proceso electoral se enturbie o, de plano, fracase estrepitosamente.

No se tiene conciencia  del daño que se ocasiona a quienes, con todos los elementos negativos que de suyo traiga, todavía piensan y creen que se puede avanzar en un sistema con aspiraciones democráticas.

Existen auténticos ciudadanos que asumen el riesgo y el costo de optar por un sufragio, por tomar una decisión y por asumirse como responsables de un acto que sepulte la abstención.

Es preferible hacer caso omiso de la provocación, que destrozar las aspiraciones de un pueblo en el que a pesar de todo, se disfruta de las libertades.

CERRADURAS Y CANDADOS

Todo hace indicar que los mejores tiempos del grupo denominado “Los Chuchos”, una de las más influyentes tribus del Partido de la Revolución Democrática (PRD), ha pasado a la historia. Con el éxodo de perredistas a las filas de ya sabes quién, vino del debilitamiento…Por cierto calladito, sospechosamente, anda el profesor René Bejarano. A diferencia de su esposa Dolores Padierna, el llamado Señor de las Ligas, se mueve en la oscuridad y en la tenebra como es su clásico estilo. Algo estará tramando, muy pronto nos enteraremos.

Llama la atención que el PRI haya dejado fuera de cargos de elección popular a personajes como Carlos Romero Deschamps, José Ramón Martell, Armando Neyra Chávez, José Murat Casab, Ivonne Ortega, María de los Ángeles Moreno y muchísimos más que no están acostumbrados a vivir lejos de las nóminas oficiales.

Incompresible la ligereza de quienes de manera permanente invocan, y evocan, el legado de Luís Donaldo Colosio. Fue un político víctima de una conspiración de los grupos del poder, sacrificado sin el mayor los recatos, pero no hay tesis política que lo haga trascender como un ideólogo que lo coloque al lado de pensadores como Jesús Reyes Heroles. La intriga y la ambición, terminaron por ser valores que se impusieron para asesinarlo en tiempos electorales…Habría que preguntarse qué valores deberán tener los coordinadores de las bancadas de las diversas fuerzas políticas que lleguen a las Cámaras de Senadores y de Diputados, porque no será con intransigencia o con ignorancia como se garantice la gobernabilidad de un país que, sin duda, quedará fracturado sea cual sea el resultado en las urnas.

¿Cuáles son las posibilidades reales de tener un Gobierno de Coalición, más allá de intereses personales o grupales, que permitan mantener la paz social de una Nación completa? ¿Habrá quien piense en mantener la concordia y la serenidad para que el país no se desangre inútilmente?…Jugoso negocio el de vender despensas, los miles de aspirantes a ocupar un cargo de elección se vuelven el mercado principal para quienes incursionan en ese terreno. Aunque muchos de quienes venden productos y artículos publicitarios debieran tener la precaución de garantizar su cobro, porque dados los resultados de la contienda electoral, los interfectos se vuelven ojo de hormiga ganen o pierdan. No reconocer sus deudas, ni con quienes los llevaron a la cima. Es una característica de la cual muchos pueden dar testimonio. Más vale pájaro en mano, que diputado en fuga.

 

 

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close